(CNN) - Un atacante suicida camuflado como un campesino llegó montado en un burro hasta donde se encontraban fuerzas afganas y de la coalición en Afganistán, donde hizo detonar un explosivo que mató a tres soldados occidentales y a un intérprete, informó este martes un funcionario local.

El ataque, que ocurrió en el este de Afganistán, en la provincia de Wardak, también dejó heridos a cuatro soldados afganos, de acuerdo con Ataullah Khogyani, vocero del gobernador de la provincia.

El movimiento Talibán se adjudicó la responsabilidad del ataque mediante un correo electrónico.

Khogyani informó que las fuerzas afganas y occidentales planeaban realizar una operación militar en el distrito de Sayed Abad.

La coalición internacional confirmó que tres de sus soldados murieron pero no dio a conocer sus nacionalidades, en línea con su política de dejar que dichos datos sean dados a conocer por el país del cual son originarias las víctimas.