Uno de los cruceros más lujosos no pasa la inspección sanitaria

Por David Fitzpatrick Drew Griffin, CNN

(CNN) - Uno de los cruceros más lujosos del mundo desaprobó una inspección de salud sin aviso del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, según sus siglas en inglés).

Según un informe del Programa Sanitario para Embarcaciones del CDC, la tripulación del crucero Silver Shadow trasladó 15 carritos de comida a distintas cabinas para “evitar la inspección”.

El control sorpresa en el Silver Shadow se produjo el 17 de junio en Skagway, Alaska, después de que un tripulante anónimo enviara imágenes al CDC que mostraban carne en los fregadores de las cabinas de la tripulación y bandejas de comida en los pasillos de esos camarotes.

El Silver Shadow recibió 82 puntos en la inspección. Cualquier resultado por debajo de 84 es considerado “insatisfactorio”, según el sitio del CDC.

En sus avisos publicitarios, Silversea Cruises, la compañía a la que pertenece el Silver Shadow, hace hincapié en el lujo y en una experiencia culinaria "de primera categoría". La empresa indicó que sus buques llevan en promedio poco más de 300 pasajeros, una cifra sustancialmente menor que la de otras líneas de cruceros que transportan entre dos mil y cinco mil personas. Según Silversea Cruises, los pasajeros pagan un promedio de cinco mil dólares por semana para navegar.

Un tripulante a bordo del Silver Shadow aseguró que sus superiores les ordenaban a él y otros empleados dormir con comida en sus cabinas.

Adriano Colonna, que trabajó como pastelero en el barco con un contrato de 40 días, dijo que un carrito lleno de salame y queso azul no refrigerado fue guardado en las cabinas de la tripulación. Colonna señaló que la comida era escondida todas las noches para evitar inspecciones sanitarias.

Una portavoz de Silversea Cruises envió un correo electrónico a CNN antes de que se divulgara el resultado obtenido en el control del CDC. Allí, Gina Finocchiaro aseguraba que la compañía estaba “profundamente decepcionada” por la nota final de 84, pese a que finalmente fue un 82.

La empresa dijo que siempre había obtenido excelentes resultados en el pasado. Registros publicados por el CDC muestran que los buques de Silversea habían incluso recibido un 100 en ocasiones.

Finocchario agregó que la inspección realizada en Alaska fue una anomalía.

Jim Walker, un abogado de Miami especializado en demandas contra líneas de cruceros, dijo que es común que estos barcos les escondan comida a los inspectores del gobierno. El letrado, que escribió sobre el incidente en su sitio cruiselaw.com, añadió que cree que los gerentes a bordo “fueron atrapados jugando un juego”.

“El CDC fue alertado por tripulantes preocupados por la higiene del barco y los inspectores fueron a verificar sus quejas”, explicó.

Según el informe final del CDC, los inspectores arrojaron cloro sobre la comida descartada para que no pudiera ser reutilizada. Los dueños del Silver Shadow prometieron solucionar el problema, pero no fueron multados por el incidente. Tampoco se alteró el recorrido del buque por Alaska.

El motivo radica en que el CDC no posee la autoridad para corregir estos asuntos. Según el sitio del organismo, “el Programa Sanitario no verifica que las deficiencias hayan sido corregidas hasta conducir la siguiente inspección”.

Son seis los cruceros que este año han reprobado controles del CDC, según su base de datos, contra apenas dos del año 2012. Al respecto, la vocera de la entidad Bernardette Burden precisó que “cada caso es diferente”.