¿Cuándo el sexo se convierte en ejercicio?
17 septiembre 2013
04:57 PM ET

¿Cuándo el sexo se convierte también en ejercicio físico?

Por Jay Williams, upwave.com

Nota del editor: upwave es la nueva marca de estilo de vida de Turner Broadcasting diseñada para darte salud por medio del entretenimiento. Para más información, visita upwave.com; puedes seguir upwave en Twitter, Facebook, YouTube, Pinterest e Instagram en @upwaveofficial.

(upwave.com) – Cuando pienso en la mejor sesión de ejercicios sexuales, me imagino la escena de "Mr. and Mrs. Smith" en donde Brad Pitt y Angelina Jolie se lanzan uno encima del otro en el suelo de su cocina durante una hora. Desafortunadamente, no todas las experiencias sexuales son tan... bueno, intensas. Pero, ¿cuántas calorías quemamos realmente en el acto?

El rumor: un rato de actividad sexual puede quemar entre 100 y 300 calorías.

Hemos oído muchas veces que el sexo es un gran ejercicio; sin embargo, ¿cuáles son los datos concretos? ¿Cuánto sexo se considera ejercicio? En una escala de profundamente dormido a Brangelina, ¿en dónde se encuentra un encuentro sexual promedio en la escala de quema de calorías?

El veredicto: El sexo quema algunas calorías, pero el jugueteo frecuente no es un sustituto del gimnasio.

Probablemente no consigas  un entrenamiento tan bueno entre las sábanas como creías. Según un estudio realizado por el New England Journal of Medicine, el acto sexual dura en promedio seis minutos y solo quema alrededor de 21 calorías.

Como fisiólogo del ejercicio y como alguien que siempre busca maneras de quemar calorías mientras conduce y trabaja en su ordenador, esta estadística me pareció decepcionante. Según WebMD, 30 minutos de sexo queman entre 85 a 100 calorías; si crees que tienes una vida sexual bastante vigorosa, probablemente te encuentres en el extremo alto de esta estadística.

Esto me puso a pensar. Aunque no parece que en el futuro cercano debamos cancelar nuestra suscripción al gimnasio por el sexo, siempre hay formas de optimizar nuestra actividad sexual. A continuación, algunas ideas:

Sexo antes del desayuno. Tener relaciones por la mañana es una buena idea por distintas razones. El nivel de testosterona en el hombre se encuentra en su máximo entre las 7 y las 8 de la mañana, por ejemplo. Además, si  haces tiempo para una sesión de media hora por la mañana, te puedes dar la vuelta en la cama directamente a tu ejercicio matutino y además, ¡ya habrás calentado! Esto es algo por lo que vale la pena poner el despertador.

Flexi-sexo. Durante una clase promedio de yoga puedes quemar entre 100 y 300 calorías cada media hora. Al incorporar algunas de tus posiciones favoritas de yoga en tu vida sexual definitivamente vas a aumentar las calorías que quemes y al mismo tiempo estirarás tus flexores de la cadera. (En esta te dejaré libertad creativa.)

Comer para desarrollar la resistencia. La incorporación de algunos alimentos que aumentan la resistencia te puede ayudar también a subir el listón en el aspecto sexual. Alimentos como higos, ostras, apio, arándanos, cacahuetes, plátanos, ajo e incluso el chocolate, tienen el potencial de aumentar la resistencia sexual en el hombre.

(Nota: No es recomendable abastecerse de carbohidratos la noche antes de tu sexatlón matutino y puede ser contraproducente.)

Enciéndete. Con el sexercicio, así como con cualquier otro entrenamiento, es importante que pruebes cosas nuevas y diferentes todo el tiempo. Al probar posiciones más estimulantes y aventuradas utilizas diferentes músculos para estabilizarte, sorprendes constantemente a tu cuerpo (y probablemente a tu pareja) y obtienes un mejor entrenamiento.

Si siempre terminas con las mismas posiciones y tu lugar más aventurero para tener sexo es al pie de la cama (aburrido), definitivamente ha llegado la hora de cambiar.

Entrénate en el orgasmo. Concéntrate en tu meta todo el tiempo durante el sexo. Si te enfocas en tu entrenamiento y aíslas los músculos alrededor de tu suelo pélvico, fortalecerás tus músculos abdominales y también harás que en ese momento tu vientre se vea más plano.

Además, cada vez hay mayor evidencia de que el entrenamiento adecuado puede inducir al orgasmo. ¡Hablamos de duplicar el placer!

Entrenamiento cruzado. Ya dejamos claro que el sexo no cuenta realmente como la principal fuente de ejercicio, de modo que, ¿por qué no hacer ejercicio para mejorar el sexo?

Los estudios muestran que las mujeres que se ejercitan con regularidad tienen vidas sexuales más activas, alcanzan el orgasmo con mayor rapidez y se excitan más fácilmente que las mujeres sedentarias.

Además, en el estudio, las mujeres fueron más receptivas al sexo después de hacer 20 minutos de ejercicio vigoroso. Entre los hombres, el ejercicio corto e intenso se asocia con el aumento en los niveles de testosterona, el cual puede estimular el interés y comportamiento sexual.

¿Buscas el calentamiento y la estimulación previa perfectos para una sesión en la ducha vaporosa y caliente? Un entrenamiento sexy por la mañana con tu media naranja puede ser la solución. Enfoca tu entrenamiento en aislar los músculos que te pueden ayudar en la cama. ¡Los ejercicios pélvicos son esenciales!


Secciones: Noticias