(CNN Español) - Lionel Messi se presentó ante la justicia española para declarar como imputado por un caso de supuesta evasión fiscal.

El argentino y su padre tenían la obligación de dar la cara ante un juez a pesar de haber pagado en el mes de agosto algo más de 5 millones de dólares al fisco español.

El astro azulgrana llegó al juzgado en las afueras de Barcelona acompañado por sus abogados, una hora después de que lo hiciera su padre, Jorge Messi, también imputado en la misma causa.

Allí también lo esperaban desde horas antes decenas de seguidores que lo recibieron con cánticos de "eres el mejor del mundo" y "viva Messi".

También se oyó algún grito de "ladrón".

La citación para Messi corresponde a que presuntamente no pagó la totalidad de sus impuestos en los años 2007, 2008 y 2009.

El ministerio fiscal le reclama unos 5 millones de dólares por tres delitos fiscales de estos ejercicios.

Ello por presuntamente burlar la tributación de sus ingresos derivados de la cesión de los derechos de imagen del jugador a terceros.

Cabe señalar que tras descubrirse el caso, el padre del futbolista asumió la culpa y exculpó a su hijo del presunto fraude.

El abogado de Messi, Cristóbal Martell, aseguró que la voluntad del futbolista y de su familia es la de colaborar con la justicia.