Por Laura Smith-Spark y Michael Martinez, CNN

(CNN) — En medio de las preocupaciones internacionales de seguridad, los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi concluyeron su primer día de competencias este jueves sin que se presentaran mayores incidentes.

Luego de preocupaciones sobre posibles atentados terroristas, controversias sobre el trato a la comunidad homosexual, y quejas sobre hoteles inconclusos y pobre preparación, los Juegos Olímpicos de Invierno comenzaron con eventos clasificatorios para hombres y mujeres de snowboard slopestyle y la prueba por equipos de patinaje artístico.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Los últimos atletas llegaron este jueves a la sede rusa, incluyendo el grueso del equipo estadounidense, quienes estarán presentes en la ceremonia inaugural que se realizará este viernes.

Antes de la ceremonia, el jefe de los Juegos, Dmitry Chernyshenko, prometió que Sochi será "el lugar más seguro de la Tierra durante los Olímpicos".

Lo ocurrido este jueves involucra más que solo deportes.

Rusia ha puesto en las calles a 37,000 policias y funcionarios de seguridad para los Juegos, pero eso no fue suficiente para disipar los temores de todos.

Un día después de que Estados Unidos advirtió que se podrían introducir materiales explosivos a aviones dentro de pastas de dientes o tubos cosméticos, el gobierno prohibió temporalmente todos los líquidos, geles, aerosoles y polvos dentro del equipaje de mano en vuelos entre Estados Unidos y Rusia.

Una fuente de seguridad dijo a CNN que dicho esfuerzo es en respuesta a la amenaza que se hizo pública este miércoles, y que tendría un impacto mínimo en los viajeros.

La Administración de Seguridad en el Transporte prohibió llevar dichos artículos en el equipaje de mano pero son permitidos en el equipaje documentado.

En tanto, las autoridades estadounidenses están trabajando con los rusos y otros países para intentar desbaratar varias posibles amenazas, incluyendo la de la pasta de dientes, según una fuente de inteligencia de Estados Unidos.

Las amenazas varían en credibilidad y la más grande proviene del grupo ruso Imarat Kavkaz, que públicamente pidió a sus seguidores atentar contra los Juegos.

La senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, dijo a CNN que ella leyó los reportes sobre las amenazas a los Olímpicos. "La amenaza es creíble, creo que es real", dijo.

Feinstein hizo notar que al menos un grupo terrorista, el Emirato del Caucaso, es capaz de realizar un ataque.

"Si tuviera un hijo o hija participando en los Olímpicos, sí iría. Ahora que no lo tengo, probablemente no", afirmó Feinstein, que dijo que está esperanzada de que "se realicen arrestos y que se detengan ataques".

Los equipos de ski y snowboarding de Estados Unidos contrataron a la empresa de seguridad  privada Global Rescue, para darles protección. No está claro qué podría hacer la firma en caso de un incidente mayor, debido a que los rusos estarían a cargo, pero han estado recolectando inteligencia sobre el terreno y podrían dar algo de protección extra a los atletas mientras viajan.

En el Mar Negro ya se encuentran dos barcos de la Marina de Estados Unidos, listos para en caso de que se necesite realizar una evacuación masiva de ciudadanos estadounidenses.

Las amenazas no son solo para los estadounidenses. Austria anunció esta semana que dos de sus atletas han sido amenazadas con ser secuestradas en Sochi.

No es la primera vez que las preocupaciones de seguridad han dominado previo a unos Olímpicos.

El Reino Unido estacionó baterías antimisiles en techos de edificios de apartamentos y un barco de guerra en el Río Támesis antes de los Juegos de Londres 2012.

En los Olímpicos de invierno de Salt Lake City en 2002, hubo una seguridad extrema solo unos meses después de los ataques terroristas del 11 de septiembre.