Por Gerd Leonhard, especial para CNN

Nota del editor: Gerd Leonhard es futurista, orador de discursos de apertura, estratega, autor y director ejecutivo de The Futures Agency. Síguelo en Twitter. El Congreso Mundial de Telefonía Móvil es el mayor evento de tecnología del mundo que estudia el estado actual de la telefonía móvil y hacia dónde podría ir después. 

(CNN) - Permítanme comenzar con una nota graciosa que surgió en Facebook recientemente: "Big Data (grandes datos) es como el sexo adolescente: todos hablan sobre ello, en realidad nadie sabe cómo hacerlo, todos creen que todos los demás lo hacen, así que todos aseguran que lo están haciendo".

En realidad, creo que esto es incorrecto en ambos casos: solo pregúntale a cualquier persona que tenga hijos adolescentes o pregúntale a cualquier usuario de Google que sepa cómo escribir 'NSA' (Agencia de Seguridad Nacional).

Para los fines de esta discusión, definamos 'big data' (grandes datos) con mis 5V (ampliado de Gartner): el crecimiento exponencial de la velocidad, variedad, volumen, virilidad y valor de los datos. En otras palabras, muy similar a lo anterior, pero mucho más amplio, más rápido, más variado, más viral y masivamente valioso, y en el conglomerado de estas 5 tendencias yace su potencia abrumadora. En mi humilde opinión, la importancia económica y social de los grandes datos competirá con la de la economía del petróleo en el 2020, y los dispositivos móviles ya son el conductor clave de grandes datos, a nivel mundial.

La adopción mundial de teléfonos inteligentes y tabletas (y pronto, dispositivos portátiles y el Internet de las Cosas) es la razón por la que "las compañías de grandes datos", como Google, ahora pueden ir mucho más allá de los datos que son simplemente observados (seguimiento) u ofrecidos voluntariamente (como en las redes sociales) para incorporar los datos que pueden ser referencias cruzadas e inferidas, y de ese modo llegar a ser mucho más inteligentes. Si se hace una infusión con los enfoques de aprendizaje profundo y la inteligencia artificial, el concepto de que "Google te conoce mejor que tu esposa" podría no estar muy lejos.

Recientemente me impresionó durante uno de mis discursos de apertura: ahora que nos estamos acercando rápidamente hacia 5 mil millones de personas conectadas, a nivel mundial, para el 2018, y hacia un 'Internet de las cosas' que podría agregar otros 50 mil millones de dispositivos (sensores, portátiles, casas inteligentes, etc.) y hacia la inteligencia artificial que puede traer a la fiesta el zumo de las destrezas cognitivas de las 100 técnicas del sistema Watson de IBM, nuestras oportunidades, al igual que los desafíos, están aumentando de maneras realmente exponenciales.

Los 6 memes que definen nuestro futuro  

En 2013, los 'grandes datos' superaron a los 'medios sociales' y 'móvil primero' como el meme principal, para luego ser superada por la 'inteligencia artificial', el 'Internet de las cosas', y 'la informática portátil'. Lo llamo los 6 memes porque hacen un cóctel perfecto cuando se mezclan con astucia. Su atracción es irresistible, su uso es absolutamente conveniente y con frecuencia empodera profundamente, su poder de crear hábitos muy adictivos, y todos ellos combinados están haciendo que estemos digitalmente desnudos, ya sea por diseño o simplemente a través de las cadenas de consecuencias no deseadas.

La pregunta no es SI, sino ¿POR QUÉ? y ¿QUIÉN?  

La realidad es que nuestra huella de datos personales se está volviendo incomprensiblemente ancha, profunda y amplia, porque se ha convertido (técnicamente hablando) en algo a lo que todos y cualquier cosa le pueden dar seguimiento, pueden registrar y ...explotar. Pronto, la pregunta ya no es si tenemos los conocimientos tecnológicos y la potencia para hacer algo, sino ¿por qué, cuándo y dónde debemos hacerlo (no importa el controvertido tema de "quién").

Sófocles dijo: "nada que sea vasto entra en la vida de los mortales sin una maldición", y creo que son esas maldiciones de las que tenemos que estar más conscientes, junto con todos los beneficios que trae. ¿Quién está a cargo de toda la información?   ¿Quién controla a dónde va?   ¿Quién controla a los que controlan?   ¿Quién realmente gobierna el Internet?

¿Viviendo dentro de 'la máquina'?  

Espero que este no sea el caso, pero tal vez esto es lo que los supernodos digitales líderes como Facebook, TenCent o Google a la larga tienen en la tienda para nosotros: sus mundos llegan a ser tan poderosos, hermosamente seductores y pegajosos que ya ni siquiera podemos encontrar la puerta de salida (y está bien escondida, también). Así que, podríamos terminar viviendo dentro de sus máquinas, o peor aún, sus máquinas vivir dentro de nosotros, como una especie de implante coclear cargado de grandes volúmenes de datos (pregúntale a Ray Kurzweil).

Pero, sin duda, dices, uno ni siquiera puede existir en el mundo de hoy sin 'ser digital', sin formar parte del frenesí mundial de intercambio de datos, imágenes, videos y actualizaciones, ni siquiera si vives en las montañas de Suiza o en una granja de los amish . Creo que esto es una suposición muy correcta ya que parece que no hay una puerta de salida en esta 'sociedad en red' y claramente la tecnología no tiene ética, pero ¿dónde nos deja esto a los simples mortales?

Creo que nosotros como 'usuarios', también conocidos como consumidores, no deberíamos ser los únicos responsables de mantener nuestra privacidad o prevenir nuestra 'creciente obesidad digital'. El 99% de nosotros no podemos y no seremos capaces de hacer esto; PGP (privacidad bastante buena) y Tor (anonimato a nivel de red) van más allá de la mayoría de nosotros.

Datos de petróleo y filtración de datos: normas, leyes, tecnología, mercados

Pero si los datos son de hecho el nuevo petróleo, ¿no deberíamos tener políticas mundiales, marcos normativos y ética empresarial similares o con suerte más eficaces, que apliquen al mismo?   ¿No deberíamos esforzarnos por acordar un marco mundial que podría incluso prevenir una gran filtración de datos como un 'horizonte de aguas profundas' en el futuro?

Larry Lessig, de Berkman, da en el clavo cuando dice que necesitamos normas, leyes, tecnología y mercados para hacer frente a este enorme poder que los '6 memes' nos están dando. Sin embargo, en estos momentos, la mayoría de los usuarios son como niños jugando con armas de fuego y las compañías de grandes datos están actuando como niños en una tienda de caramelos.

¿Podemos realmente confiar en esas nuevas compañías de datos petroleros, esos gigantes de minería inteligente de datos para no caer en la tentación de instrumentalizarnos, a no usar sus ejércitos de servidores y sus potentes algoritmos para los propósitos más nefastos de 'monetización', y no utilizar esa misma información para apoyar tácitamente o de otra manera la creación de estados de vigilancia perfectos?

La respuesta es: probablemente no, y esto no es solo una consecuencia de su obsesión innata por el capitalismo para maximizar las ganancias, sino también del hecho que las leyes nacionales susituyen cualquiera de los derechos que alguno de sus usuarios a nivel mundial en realidad podría creer tener. Recordemos que el 90% de la infraestructura de claves de Internet (búsqueda, nubes, hosting, portales, etc.) está basada en Estados Unidos, y por lo tanto está sujeta a las leyes casi orwellianas, como la Ley Patriota y la FISA, que hace que el cumplimiento de leyes (y normas o culturas) por parte de los usuarios de otros territorios como Europa, Brasil o la India sea casi imposible. Los siguientes en la línea de querer una parte del control de Internet son China y Rusia, claramente esto no presagia nada bueno para 'la gente que anteriormente se conocía como consumidores que simplemente deben ser capaces de confiar en los proveedores antes que en verdad adaptar el comercio electrónico, el dinero digital, salud electrónica o educación en línea.

La conclusión es esta: 'Big Data' tiene un potencial enorme para todos, y junto con los otros 5 memes que podría ser muy beneficioso para todos en este planeta. Pero si 'Big Data' es igual que el Gran Hermano, compartiendo el botín con las grandes empresas, entonces será la gran estafa para el resto de nosotros.

El momento para afrontar estos temas es ahora.

Las opiniones expresadas en este comentario le pertenecen exclusivamente a Gerd Leonhard.