(CNN Español) - Se ultiman detalles en Caracas para el esperado proceso de diálogo entre el Gobierno y oposición en que se intentará hallar una salida a la situación de violencia y enfrentamientos en Venezuela desde febrero.

El vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, y el gobernador del estado Lara, Henry Falcón, dijeron que "no hay nada que pactar, ni que negociar".

Pero este jueves los venezolanos podrán ver en vivo si ambas partes ceden o mantienen sus posiciones.

Lo que sí han acordado —con ayuda de los mediadores de la Unasur— es que tratarán de hallar una solución a la tensión y los disturbios.

En este diálogo público participarán los cancilleres de Colombia, Ecuador y Brasil.

Además, la cancillería invitó formalmente al secretario de estado del Vaticano, Pierto Parolin, para que participe como “testigo de buena fe" en las conversaciones previstas para el jueves.

"Unasur no es un tercero imparcial"

En entrevista en Realidades del Contexto, la exdiputada opositora María Corina Machado dijo que la idea es buscar un "diálogo genuino" y no uno que estabilice al régimen. Hasta el momento, dijo, no hay garantías para el pueblo venezolano que ha salido a las calles, como el cese de la represión y la liberación de Leopoldo López y los alcaldes opositores procesados.

"Una cosa muy positiva es que los cancilleres de Unasur tuvieron reuniones con todos los sectores". No obstante, Machado dijo que Unasur no representa un tercero impacial porque ha sido invitado por el gobierno.

"Tanto el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, como el encarcelado opositor Leopoldo López, han rechazado los acercamientos