Por Tamara Hinson, para CNN

(CNN) - El 23 de abril es, según algunos informes, el cumpleaños de William Shakespeare.

En un tributo al duradero legado del Bardo 450 años después de su nacimiento, así como a la historia teatral del Reino Unido, aquí están algunos escenarios que valen la pena ver, sin importar si una obra teatral está siendo interpretada o no.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

El teatro The Globe de Shakespeare (Londres)  

El teatro original The Globe fue construido en 1599 por la compañía de Shakespeare, "Los hombres del Lord Chamberlain", pero fue destruido por un incendio en 1613.

Se construyó una réplica en 1997 a solo metros del lugar original, para lo que se utilizaron documentos históricos como referencia.

Aunque es casi idéntico en apariencia al original, la nueva estructura de 857 asientos tiene varias características modernas, entre ellas aspersores en el techo y una platea de concreto, en contraposición a la paja esparcida que habría existido en 1599.

Una característica fielmente recreada es el techo, el teatro The Globe de Shakespeare tiene el primer y único techo de paja permitido en Londres desde el gran incendio de 1666.

El Düsseldorfer Schauspielhaus (Düsseldorf, Alemania)  

La historia de este teatro alemán data de 1818, cuando el Rey Fiedrich Wilhelm II de Prusia se lo presentó como regalo a los residentes de Düsseldorf.

El moderno teatro moderno que ahora se encuentra en el sitio original fue construido a finales de los años 60.

Sus líneas curvas y onduladas están diseñadas para que parezcan una cortina de teatro.

El diseño del arquitecto Bernhard Pfau fue elegido en un concurso.

Teatro Balboa (San Diego)  

El teatro Balboa fue construido en 1924 y fue llamado así por el explorador Vasco Nuñez de Balboa, el primer europeo en descubrir el Océano Pacífico.

La propiedad se encontraba en mal estado, pero en el 2002 se inició una gran restauración.

Una réplica del símbolo del teatro, que representa el barco de Vasco, fue creada usando los colores originales identificados de fotografías y se usaron plantillas para recrear cuidadosamente el diseño del tapiz que una vez embelleció las paredes.

"Después de una restauración de 26 millones de dólares, este elegante teatro vodevil ha sido totalmente restaurado, con todo y cascadas interiores únicas en su especie que se encuentran en pleno funcionamiento", dice Ken Stein de League of Historical American Theaters (Liga de teatros americanos históricos).

"Si pudiera resumir la belleza de la ciudad de San Diego en un diseño único, este lo sería".

El teatro BAM Harvey (Nueva York)  

El BAM Harvey abrió sus puertas en 1904 como un lugar para las obras de Shakespeare, variedades vodevil y musicales.

Fue convertido en un cine en 1942, antes que el bailarín Harvey Lichtenstein le encargara al arquitecto Hugh Hardy restaurar el interior para que pudiera funcionar como teatro otra vez.

La actual estructura incluye las columnas originales y los techos con manchas de agua, lo que le da al lugar un aspecto grecorromano.

"La restauración de 1987 conservó los detalles ornamentales y sus connotaciones históricas, mientras se reconstruyó el escenario y se dejó simplemente la pared de ladrillos", dice el profesor Arnold Aronson, del programa de artes teatrales de la Universidad de Columbia.

"Esta fue una de las restauraciones de teatro más emocionantes de las últimas tres décadas".

Teatro Nacional Noh (Tokio)  

Olvida el cemento y las placas de yeso. El teatro japonés Noh fue construido en 1983 de árboles de ciprés bishu-hinoki de hace 400 años.

Está abierto en tres lados y los asientos se extienden desde el escenario en forma de abanico.

A pesar de los elementos tradicionales hay mucha tecnología, cada asiento tiene un sistema personal de subtitulado que puede pasar del japonés al inglés con solo oprimir un botón.

Noh (que significa "habilidad" o "talento") es una forma tradicional de drama musical japonés y las obras de teatro a menudo duran todo el día.

Salle Richelieu (París)  

El Salle Richelieu, también conocido como el Comedie Française, fue construido a finales del siglo XVII.

La gran escalera está decorada con bustos de importantes figuras del pasado del teatro; el busto del dramaturgo francés Corneille está bastante desgastado, debido a que se cree que tocarlo traerá buena suerte.

"Es el teatro arquetípico, una curva como la de un útero de felpa roja y oro", dice el profesor Jan Clarke de la Federación Internacional de Investigación Teatral.

"También es un museo viviente, que contiene objetos, artefactos, pinturas y esculturas de gran interés para la historia del teatro francés, incluyendo la butaca que el actor Jean-Baptiste Poquelin usó en 'Le Malade Imaginaire' unas horas antes de su muerte".

Teatro Minack (Cornwall, Reino Unido)  

El escenario es tan deslumbrante en este teatro al borde del acantilado que puede hacer que te distraigas con facilidad.

En el lado positivo, las estruendosas olas pueden ser una bendición para aquellos que han olvidado apagar sus teléfonos.

El teatro fue una idea original del difunto Rowena Cade, quien decidió permitir que su jardín fuera utilizado por un grupo teatral local.

En 1932, Cade, con la ayuda de su jardinero, arrastró varias toneladas de roca de la playa de abajo y creó un lugar más permanente, que se abrió al público.

En la actualidad, hay funciones entre junio y septiembre, aunque el teatro permanece abierto durante todo el año.

Teatro Estatal (Sídney)  

El Teatro Estatal de Sídney abrió sus puertas en 1928.

Fue diseñado por el arquitecto australiano Eli White, pero su decisión de basar su obra maestra en el trabajo del estadounidense John Eberson dio lugar a una mezcolanza de estilos gótico, italiano y arte déco.

El teatro contiene la segunda lámpara de araña más grande del mundo y un órgano Wurlitzer invaluable, y está reconocido por el National Trust of Australia, el cual ha clasificado como "un edificio de gran importancia histórica y de alta calidad arquitectónica, la preservación del cual se considera como esencial para nuestro patrimonio".

Ópera del Margrave (Bayreuth, Alemania)  

Construido en 1745, el teatro Ópera del Margrave que figura en la lista de la UNESCO es considerado como el mejor teatro barroco de Europa.

El escenario tiene una profundidad de 27 metros y fue el más grande de Europa hasta 1871.

Gran parte de los materiales originales se conservan (incluyendo vastas extensiones de lienzo pintado y madera), juntamente con las estructuras originales, como las escaleras dobles que llevaban al palco privado que le pertenecía a Margrave de Brandenburgo-Bayreut y su esposa, quien encargó el teatro.

Estas escaleras fueron diseñadas para que el público de abajo pudiera observar el ascenso de la pareja a sus asientos.

Teatro Amazonas (Manaus, Brasil)  

No pueden existir muchos teatros ubicados en medio de la selva amazónica y el Teatro Amazonas es sin duda el más espectacular.

El teatro fue construido en el siglo XIX durante el auge del caucho y fue diseñado por el arquitecto italiano Celestial Sacardim.

El trabajo tomó 15 años, en gran parte gracias a la decisión de conseguir los suministros de todas partes del mundo: las tejas provinieron de Alsacia en Francia, las escaleras y las columnas eran de mármol italiano y las paredes de acero provinieron de Glasgow.

Las hermosas características incluyen 198 lámparas de araña, que también vinieron de Italia, y la cúpula central, cubierta de 36.000 azulejos de cerámica pintados con los colores de la bandera nacional de Brasil.

Palais Garnier (París)  

El Palais Garnier fue el edificio más caro construido en París durante el Segundo Imperio Francés (1852-1870) y fue el escenario de la novela de Gaston Leroux "El fantasma de la ópera".

El interior está lleno de frisos de mármol, bustos de bronce y accesorios ligeros ornamentales, el más famoso de los cuales es una lámpara de araña de seis toneladas.

En 1896, una de las lámparas de araña cayó a pique desde el techo y mató a un miembro de la audiencia; este incidente inspiró una escena de la famosa obra de Leroux.

Teatro Tampa (Florida)  

El teatro Tampa es obra del arquitecto John Eberson, quien también diseñó el teatro Paramount en Austin, Texas.

Lo más destacado incluye un órgano Wurlitzer de 900 tubos y 99 focos empotrados en el techo que parecen estrellas centellantes.

Fue considerado como uno de los teatros más elaborados del mundo cuando fue construido en 1926 y el interior, una explosión un tanto exagerada de flores y gárgolas enojadas, se asemeja a un patio mediterráneo.

"La belleza simple del teatro Paramount confirma que Eberson era un genio en el diseño de teatros vodevil", comenta Ken Stein de League of Historic American Theaters.

"Pero cuando ves el Tampa con su complejidad y diseño atmosférico elaborado, te das cuenta que Eberson también era un genio loco".

Teatru Manoel (Valetta, Malta)  

El teatro Manoel es uno de los teatros en funcionamiento más antiguos de Europa, el cual fue construido en 1731 con fondos de los Caballeros de Malta, una orden militar cristiana occidental.

Se mantuvo ileso durante las dos Guerras Mundiales, a pesar que sirvió como refugio contra los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial y muchas características originales se han mantenido, incluyendo hermosos paneles de madera pintados y el techo adornado de hojas de plata.

Mabel Tainter Center for the Arts (Wisconsin)  

Si nos dejamos guiar por el tamaño de este pequeño teatro, más grande definitivamente no significa que sea mejor.

Dentro de este edificio los visitantes encuentran vidrieras, chimeneas, muchos objetos de latón, madera de nogal y roble y un órgano de tubos de accionamiento hidráulico.

"Fue construido en 1889 por Harvey Ellis como un monumento a la hija del capitán y la señora Andrew Tainter," dice Ken Stein de League of Historic American Theaters.

"Este teatro que parece un joyero parece como si hubiera sido inspirado por una casa de muñeca de niños".

Teatro Elgin y Winter Garden (Toronto)  

En realidad estos son dos teatros, apilados uno encima del otro, para crear el único teatro de dos pisos del mundo.

El teatro Winter Gardens se encuentra siete pisos arriba del teatro Elgin en el centro de Toronto.

El Teatro Elgin tiene querubines que están bailando, palcos decorados minuciosamente, grandes extensiones de hojas de oro y una escultura de yeso cubierta de láminas finísimas de aluminio, mientras que el Winter Gardens tiene paredes pintadas a mano y un techo decorado con hojas de haya secas.