(CNN Español) - En las calles de Venezuela se midieron dos posiciones sobre el aumento de 30% del salario mínimo para trabajadores públicos y privados, anunciado por el presidente Nicolás Maduro. El incremento entró en vigor este jueves primero de mayo, Día del Trabajador.

La Central Bolivariana de Trabajadores y la Central Socialista de Trabajadores, ambas afines al Gobierno, se concentraron en tres puntos de Caracas. Por su parte, la oposición marchó en las calles del este de la capital venezolana.

El nuevo ingreso mínimo mensual equivale a unos 675 dólares a la tasa  oficial de 6,30 bolívares por dólar. En Venezuela, un país con control de cambio, el Estado es el único administrador de las divisas, las cuales asigna bajo diferentes tasas de cambio. También existe un mercado negro, según el cual el salario mínimo se ubicaría en la décima parte del monto calculado a la tasa oficial.

La marcha opositora considera insuficiente este aumento salarial, teniendo en cuenta que Venezuela se ubica como el país con mayor inflación en América Latina, con un índice de 56,3 % al cierre de 2013, según cifras del banco central de Venezuela

Las manifestaciones ocurren poco antes de cumplirse tres meses de acciones de calle que exigen mejoras en la calidad de vida, mayor seguridad, superación de la escasez y freno a la inflación.

Según cifras difundidas por el Ejecutivo, en 2012 50% de los trabajadores percibía salario mínimo en Venezuela.