Por Makenzie Bowker, HLN

(HLN) - Este es Frostie, una pequeña cabra blanca. Posiblemente es lo mejor que verás este domingo.

El pequeño Frostie apenas es un cachorro, pero ya tuvo un difícil comienzo de vida. Según Edgar's Mission, una granja para el cuidado de los animales sin ánimo de lucro de Australia, Frostie era una cabra huérfana que sufría de infestación de piojos, deshidratación severa y un padecimiento debilitante llamado enfermedad umbilical conjunta.

La enfermedad, descrita como una infección bacteriana que entre en el cuerpo a través del cordón umbilical poco después del nacimiento, paralizó las patas traseras de Frostie.

Con la ayuda de la granja, Frostie recibió una pequeña silla de ruedas para poder moverse. Su felicidad con la nueva silla de ruedas sin duda harían que cualquiera sienta un renovado sentimiento de esperanza en el mundo.

Mira el video: