Por Rob Crossan, para CNN

(CNN) - Las colonias europeas parecen pertenecer a la época de los imperios, de Napoleón, los galeones y el comercio de especias.

Pero aún queda un puñado de islas cautivadoras dispersas en las remotas franjas del Caribe, el Pacífico y el Atlántico, que todavía pertenecen a algunas de las naciones más poderosas del mundo.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

San Pedro y Miquelón  

Oficialmente: Colectividad de ultramar de Francia

Ubicadas en el océano Atlántico, frente a la costa de la provincia canadiense de Terranova y Labrador, las pequeñas islas de San Pedro y Miquelón frecuentemente cambiaron de dueño entre británicos y franceses en los años 1700.

Finalmente, quedaron en manos gaélicas después de la segunda abdicación de Napoleón en 1815.

Con turberas, escarpadas colinas y ahora una industria pesquera que está en apuros, la última vez que las islas fueron noticia fue durante la época de la prohibición, cuando se convirtieron brevemente en un centro de contrabando de alcohol hacia Estados Unidos.

Hoy en día, el turismo juega un papel importante en mantener este "departamento" de Francia vivo.

"Recuerdo el viaje en ferry y los niños escolares que vomitaban a causa del mareo", dice la bloguera de viajes canadiense Candice Walsh, quién se dirigió allá desde Terranova en un viaje de una hora en ferry.

"Luego recuerdo caminar sobre el muelle, el área completa del centro de la ciudad con sus coloridas fachadas, arquitectura antigua de estilo francés y sus adorables y pequeños autos europeos".

"Apenas hablan inglés, y el voltaje europeo reemplaza los estándares norteamericanos. El euro es la moneda".

Para los 6.300 residentes, un alto subsidio de 65 millones de dólares proveniente de París es lo más importante para permitir que la civilización continúe.

Si haces el viaje hasta este lugar, debes esperar un estilo francés absoluto, desde las tiendas de licores que venden Bordeaux y Burgundy, hasta cortinas de encaje y panaderías de diseño minimalista donde se venden croissants y pasteles.

Guam  

Oficialmente: Territorio no incorporado de los Estados Unidos

Con arrecifes de coral, cascadas, serpientes arbóreas marrones y una obsesión local por la carne enlatada Spam, Guam es la isla más grande y meridional de las islas Mariana, ubicadas al oeste del Océano Pacífico.

Es un recurso militar muy importante de Estados Unidos; tiene enormes instalaciones de la marina y fuerza aérea y los océanos que rodean la isla son utilizados por los militares de EE.UU. para realizar simulaciones de combates.

Para los visitantes, muchos de los cuales provienen de Japón, hay mucho que hacer a pesar de la alta presencia de tropas.

En los enormes cráteres de corales debajo del agua abundan las rayas venenosas, lo que es una gran atracción para los buzos.

La comida es una fusión única de influencias españolas, mexicanas y del pueblo Chamorro; platillos condimentados a base de tortillas, soya, pan de maíz y coco.

La comida juega un gran papel en las fiestas en Guam, las cuales se llevan a cabo durante todo el año.

"En el sur, no necesitas ser invitado, simplemente te apareces y vas a los diferentes hogares que tienen fiestas", dice Antonia, quién escribe el blog iquitmyjobandmovedtoguam.com.

"Un tipo me dijo 'No puedes considerarte un isleño hasta que no hayas comido estas tres cosas:   1. Arroz rojo 2. Carne de res seca 3. Cangrejo local'. Otro dijo 'No puedes bajar de peso en Guam y nadie es flaco'".

Las playas son de deslumbrante arena blanca.

El escarpado borde del acantilado conocido como Punta Dos Amante es un lugar altamente popular para bodas entre los turistas; cuenta la leyenda que dos amantes, cuyos padres les prohibían estar juntos, se lanzaron del borde hacia el mar de Filipinas.

Niue  

Nombre oficial: Estado de autogobierno en libre asociación con Nueva Zelanda

No hay un lugar más remoto que Niue, gloriosamente aislado en el sur del Océano Pacífico, a unos 2.414 kilómetros al noreste de Nueva Zelanda.

Este pequeño arrecife de coral (conocido como isla "maketa") apenas alberga a 1.500 personas, solo una fracción del total de la población de niueños, muchos de quienes han emigrado a Nueva Zelanda, con el que opera en "libre asociación".

Esto significa que, en una disposición ligeramente distinta a un territorio extranjero, Nueva Zelanda, bajo la constitución de la isla, debe brindarle a Niue "la asistencia económica y administrativa necesaria".

Los abismos, quebradas y barrancos submarinos hacen que éste sea un buen lugar para el buceo.

Ballenas jorobadas pasan a menudo por la isla, a pesar de la falta de playas (la isla con forma de óvalo se eleva pronunciadamente sobre el océano), aún hay unos cuantos restaurantes y bares con vista al inmenso Océano Pacífico que sirven especialidades polinesias, como cangrejo de coco, fruto del árbol del pan, yuca y mariscos.

"Solo hay 100 habitaciones como hospedaje en la isla, y los cálculos dicen que solo aproximadamente 2.000 turistas visitan Niue al año", dice el bloguero sobre viajes Joshua Foster, quien la visitó en 2009.

"Esto crea una atmósfera completamente única en la isla. Los lugareños saben que el turismo es importante para su economía; aun así, las cifras de turismo siguen siendo lo suficientemente bajas como para que los turistas se sientan verdaderamente felices de ver a los viajeros".

Gibraltar  

Oficialmente: Territorio británico de ultramar

Se trata de una fuente casi constante de fricción entre Gran Bretaña y España; el diminuto enclave de Gibraltar en la costa meridional de España le fue otorgada al Reino Unido en el Tratado de Utrecht en 1713, y sigue siendo el único territorio de ultramar que Gran Bretaña posee en Europa.

Para los británicos, se trata del territorio más fácil de visitar de todos los territorios británicos restantes de ultramar; incluso las aerolíneas de bajo costo ofrecen vuelos desde Londres.

La que una vez fue una base naval de importancia fundamental (ahora es un centro de finanzas en el exterior) alberga a casi 30.000 británicos.

Si los bares retro que sirven desayunos ingleses en el calor mediterráneo no te atraen, hay muchas cosas por explorar en la colosal Roca de Gibraltar.

Está habitada por una enorme población de monos de Berbería y los kilómetros de túneles en y dentro de la Roca, cavados en el siglo XIX por los lugareños para proteger el territorio durante un asedio por parte de los franceses y españoles, quienes intentaban quitárselo de las manos a los británicos.

A pesar de las tensiones, el lugar de Gibraltar en el escenario deportivo del mundo recibió un estímulo en 2013 cuando su equipo fue admitido al ente regulador del fútbol de Europa, la UEFA.

Esto quiere decir que, como el equipo más pequeño del continente, Gibraltar buscará calificar para el Campeonato de Europa de 2016 en Francia

Saba  

Oficialmente: Municipalidad especial de los Países Bajos

Con helechos, bosques enanos, flores tropicales y árboles de caoba, Saba es una de las islas caribeñas más tranquilas y menos visitadas en el Caribe.

Es una de las tres islas del Caribe administradas como "municipalidades especiales" de Holanda desde La Haya.

Junto a Bonaire y San Eustaquio, Saba atrae un pequeño pero comprometido grupo de visitantes, quienes vienen para bucear en medio de arrecifes de coral repletos de meros, tortugas y el ocasional tiburón.

Por ley, todas las casas en las que los 1.500 lugareños residen, están pintadas de blanco con techos rojos y postigos verdes.

Las cabras superan a las personas por 10 a una, aunque necesitarás más que un poco de necedad como de cabra para escalar los 1.064 peldaños de concreto que llevan a la cima del monte Scenery.

No se trata de un nombre poco apropiado; los peldaños pasan por un bosque tropical repleto de palmas de montaña y helechos orejas de elefante; además, la vista desde la cima en un día despejado es sublime.

Mejor aún, los únicos compañeros con los que probablemente compartirás la vista son los colibríes, las iguanas y las ocasionales (e inofensivas) culebras corredoras.

Tristán de Acuña  

Nombre oficial: Archipiélago Británico de Ultramar

Olvídate de lo que te dicen las personas de las islas Galápagos, éste es el lugar habitado más remoto de todo el planeta. Se trata de una isla volcánica en el sur del Atlántico a 2.816 kilómetros del lugar poblado más cercano, Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Las razones por las que 260 británicos (quienes comparten seis apellidos entre ellos) residen aquí son extrañas.

Cuando Napoleón fue exiliado a la isla Santa Helena (otro territorio británico en el Atlántico), un pequeño grupo de soldados británicos estuvo emplazado en Tristán para evitar que la isla fuera utilizada como cualquier intento de escape.

Ahora, sus descendientes conforman la población, la cual fue evacuada al sur de Inglaterra en 1961 luego de que el volcán hiciera erupción.

Regresaron al año siguiente, ya que prefirieron la vida de la isla a la vida de la ciudad.

"Tristán de Acuña definitivamente no es la isla más exótica a dónde viajar, pero si quieres escapar del caos de la vida en una gran ciudad y experimentar la vida en una comunidad pequeña y amigable, probablemente no encontrarás un mejor lugar", señala Florin Nedelcu, quien escribe en un blog para hotelclub.com.

Las probabilidades de que el diminuto tirano huyera por aquí de vuelta a Francia siempre fueron bastante remotas; Tristán se encuentra a miles de kilómetros en la dirección contraria a París.

Hoy en día, la principal industria es la exportación de langostas.

No hay hoteles ni pistas de aterrizaje; solo hay un bar (el Albatross Inn), y, si quieres llegar aquí, tienes que hacerte de un lugar en los pocos buques de pesca sudafricanos que pasan por aquí, o reservar un lugar en el RMS St. Helena, el último barco de correo de Gran Bretaña, el cual le entrega el correo a los lugareños.