Londres (CNN) - El secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, anunció este martes que planea reabrir la embajada de Gran Bretaña en Teherán, cerrada desde que un grupo de manifestantes la atacó en 2011, lo que desencadenó una dramática ruptura entre ambos países.

El anuncio de Hague ante el Parlamento ocurre tras una serie de medidas de los dos países en busca de mejorar sus vínculos.

En un comunicado, el ministro dijo que ante los avances logrados, "he decidido que se dan las circunstancias correctas para reabrir nuestra embajada en Irán".

"Hay varios aspectos prácticos que resolver primero, pero nuestra intención es reabrir la embajada con una presencia inicial pequeña en cuanto estas cuestiones prácticas se resuelvan".

Hague señaló que sus principales preocupaciones a la hora de tomar la decisión eran la seguridad del personal y el poder trabajar "sin obstáculos".

Agregó que "Irán es un país importante en una región volátil y mantener embajadas por todo el mundo, aunque sea en circunstancias difíciles, es un pilar central de la diplomacia de Gran Bretaña".

El ataque por parte de estudiantes contra la embajada británica y otro edificio diplomático en Teherán en noviembre de 2011 llevó a Gran Bretaña a cerrar las puertas de su sede y a retirar a todo su personal de Irán.

Además, ordenó el cierre de la embajada iraní en Londres y la expulsión de los diplomáticos iraníes.

Las protestas en Teherán fueron en respuesta a las sanciones británicas contra instituciones iraníes en represalia por el programa nuclear iraní.