(CNN Español) - Continúa la crisis generada por el aumento del paso menores no acompañados por la frontera con EE.UU continúa. La mayoría proviene de países de Centroamérica, como Guatemala.

¿Pero qué les sucede a largo plazo a los niños que son deportados —incluyendo menores estadounidenses—, que ahora piden regresar?

En el operativo conocido como la redada de Postville,  las autoridades de Inmigración allanaron la sede de una planta empacadora de carne en Iowa en mayo de 2008. Casi 400 personas fueron arrestadas y 290 guatemaltecos fueron deportados, convirtiéndose en la redada más grande hasta esa fecha hecha en un lugar trabajo en Estados Unidos.

LEE: Aumenta el ingreso de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos

Ahora muchos niños quieren regresar a Estados Unidos tras escuchar rumores que la entrada al país es más fácil. Pero si quieren hacerlo tendrían que cruzar la frontera y el desierto, solos.

Según las autoridades de Guatemala consultadas por CNN el aumento de menores indocumentados que cruzan la frontera se debe a traficantes que los animan para que viajen solos para después ser reclamados por sus padres en Estados Unidos en un proceso de reunificación familiar. Se estima que al año unos 60.000 niños cruzan la frontera.

Es un fenómeno centroamericano ya que las leyes estadounidenses le prohíben al Departamento de Seguridad Nacional deportar a menores inmediatamente, a menos que sean de nacionalidad mexicana o canadiense. Hace dos semanas, el presidente Barack Obama calificó la situación como una crisis humanitaria.

En entrevista con Guillermo Arduino para Conclusiones, el vicecanciller de Guatemala Óscar Padilla dijo que la razón por la que los niños cruzan la frontera es la reunificación con sus familiares, por lo que no es aceptable que sean deportados.

Según Padilla, la reforma inmigratoria es la oportunidad para que los migrantes se reencuentren con sus familias.

Con información de Romina Ruiz-Goiriena