(CNN Español) - El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó por unanimidad una resolución contra los islamistas en Iraq y Siria.

El texto, preparado por Reino Unido, busca ahogar los recursos financieros y el flujo de combatientes extranjeros. También aplica sanciones a seis líderes islamistas.

La resolución también demanda el desmantelamiento de Al Qaeda.

El avance del Estado Islámico (ISIS) ha disparado las alarmas de la comunidad internacional por la sevicia y el nivel de atrocidades cometidas por estos militantes contra la población civil y las fuerzas regulares.

A pesar de la ayuda humanitaria, la situación de los yazidíes es complicada.

Según el gobierno kurdo y un líder religioso yazidí, al menos 80 hombres fueron asesinados por militantes de ISIS en la población yazidí de Kojo, cerca de Sinjar. Unas 100 mujeres fueron llevadas a Mosul y a otras prisiones cercanas.

En muchas aldeas los yazidíes siguen huyendo y la ONU dice que ya hay unos 400.000 refugiados.

Algunos de los yazidíes cuentan que han caminado por 12 días sin suficiente agua y que mucha gente murió en la travesía.