(CNN)– La tenista Serena Williams se alzó este domingo con el título del Abierto de Estados Unidos para hacer historia con su sexto título en este Grand Slam. La estadounidense, quien se coronó por segundo año consecutivo, venció a Caroline Wozniacki 6-3, 6-3.

Después de un año de dudas, Serena Williams demostró que está de vuelta y más fuerte que nunca.

Casi desde el momento en que Billie Jean King ofició el lanzamiento de la moneda para dar comienzo al partido el resultado estuvo claro. La danesa en su segunda final de Grand Slam, simplemente no tenía respuestas para poder con Williams y su saque.

La victoria aseguró el 18 título de Grand Slam en la carrera de Williams, poniéndose al nivel de Martina Navratilova y Chris Evert. Williams está ahora sólo cuatro por detrás de Steffi Graf, que tiene el récord de todos los tiempos con 22 Grand Slam individuales.

Sin embargo, parecía imposible a principios de temporada cuando ella apenas logró llegar a cuartos de final en cualquier torneo del Grand Slam. Su retirada de Wimbledon durante un partido de dobles no calmó las perspectivas.

Pero Williams es diferente. Ella sigue siendo la número uno del mundo y ha sido en forma imperiosa durante los últimos quince días. Williams ni siquiera perdió un solo set durante el torneo.

Fue un final decepcionante para el torneo de Wozniacki, que ha vuelto a formar después de un período difícil en su vida personal. Pero ella fue cortés en la derrota.

"Usted es una campeona increíble y una inspiración dentro y fuera de la cancha", le dijo a Williams tras el partido.

Serena Williams estuvo a punto de llorar tras su victoria. "Fue un sentimiento maravilloso", dijo. "Fue un maravilloso final."