Por Chris Murphy, CNN

(CNN)– Un espacio para ir de compras, un día al azar para ir al spa y ondear las banderas con ahínco.

Durante siete días, cada cierta cantidad de años, las mujeres detrás de los 24 hombres que compiten en el campo de golf representando a Europa y a Estados Unidos, participan en el vórtice de la Ryder Cup.

Es un torbellino de tribunas gritando, uniformes llamativos, gestos de victoria con el puño y, a menudo, también lágrimas y rabietas.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería

Detrás de todo esto están las esposas y novias de los jugadores –apodadas por la prensa como "WAGs" (esposas y novias de los jugadores)– reconfortando, halagando y formando su propia unidad dentro de una unidad.

"Ciertamente, es como un pequeño equipo aparte", le comentó a CNN Sanna Hanson, esposa del sueco dos veces ganador de la Ryder Cup, Peter Hanson, al referirse al lazo que existe entre las esposas de los europeos.

"No soy tan competitiva, así que no me importa si hablo con una esposa americana o esposa europea, pero creo que algunas de ellas son competitivas y piensan 'Vamos a permanecer en nuestro lado'".

"Tal vez antes era así, pero creo que se está tornando más y más amigable, porque muchos de los jugadores europeos permanecen aquí (en Estados Unidos) mucho tiempo, así que todos se ven más a menudo".

Es una semana como ninguna otra en la temporada.

LEER: Las lecciones de Tom Watson para la generación Twitter

Los jugadores o sus compañeros ya no actuarán como lobos solitarios.

En la Ryder Cup no solo están jugando por su capitán, sus compañeros de equipo y aficionados en la tribuna, sino también por las respectivas poblaciones de más de 700 millones de personas.

En un ambiente de tanta presión, donde los jugadores son tratados como estrellas de rock, el ego se va por la borda y el equipo es incondicional.

"La Ryder Cup es especial; ajetreada, divertida e increíble. ¡A pesar de que solo soy una de las esposas me tratan como una estrella!", comentó Hanson.

"Es muy diferente, estás allí para el equipo, todo se centra en eso. Todos se preocupan por ti de un manera diferente".

"Es un ambiente tan increíble -todo se enfoca hacia el primer día y el primer golpe inicial (tee de salida)– entonces estás en el tren y simplemente te vas".

Pero no son solo los jugadores que tienen un itinerario detallado, las "WAG" también.

La expresión "WAGs" fue acuñada por los tabloides ingleses para describir a las compañeras de los miembros del equipo de fútbol del país durante el Mundial de Alemania 2006.

Además de acompañar a sus compañeros a las ceremonias de apertura y clausura, hay varias funciones que deben atender junto a sus homólogas estadounidenses.

LEER: Rickie Fowler exhibe patriotismo estadounidense con su corte de cabello

"Vas a almorzar, está la cena de gala, te organizan días de spa y el año pasado también un día para ir de compras", explicó Sanna.

"Si necesitas algo, entonces podemos ayudar porque es una semana muy ocupada para los jugadores, y eso inicia el primer día del torneo".

"Cuando los jugadores tienen un tiempo para pensar, es importante que tengan ese tiempo para pensar, pero a veces podrían tener solo media hora antes de la cena".

Peter Hanson, El esposo de Sanna, es el seis-veces ganador del Tour Europeo, quien ha acumulado más de 18 millones de dólares en premios a lo largo de una carrera de 15 años.

El sueco jugó en tres de las cinco sesiones del torneo cuando debutó en la Ryder Cup en Gales en 2010, mientras que Europa recuperaba el trofeo gracias a una victoria de 14 ½ a 13 ½.

Pero la última vez en 2012, en Medinah, Chicago, el jugador de 36 años de edad solo participó en una de las cuatro sesiones del viernes y sábado, mientas Estados Unidos avanzaba para obtener la delantera con un 10-6.

"La Ryder Cup es increíble y emocionante, pero implica muchas cosas; para Peter, no jugó tanto como esperaba, así que entonces estás allí animando para que él juegue", dijo Sanna.

"Hay tantos sentimientos en todo el partido. Lo más importante es que el equipo gane, a nadie realmente le importa quién está jugando, siempre y cuando el equipo gane".

"Creo que es muy bueno tener tu propio equipo allí; Peter también tenía a su entrenador allí, así que él siente que hay alguien que lo apoya cuando las cosas no son tan buenas como las esperaba. Si estuvieras solo, sería más difícil".

"Cuando el equipo gana, entonces olvidas todas esas cosas. Se pasa tan rápido; así es como sucede con los match play. Eso es lo más divertido de esos tipos de partidos, siempre hay altibajos. Tienes que estar preparado para todo".

"Si Peter no estaba jugando, me juntaba con las otras esposas y animábamos juntas. También es una experiencia muy bonita; tenemos que permanecer juntas mientras los chicos están tan ocupados. Nos acerca más".

La última vez, Europa tambaleó al entrar a los individuales del domingo, después de no haber podido detener el flujo de un vibrante equipo estadounidense.

Fue solo gracias al virtuoso desempeño del inglés Ian Poulter en el último partido de parejas del sábado, que Europa logró ver una luz de esperanza en la última jornada.

Pero cuando el capitán europeo José María Olazábal anticipó su alineación, pronto el tablero se volvió azul y aquellos con estrellas y rayas comenzaron a olfatear un disgusto.

Mientras se desarrollaba uno de los días más dramáticos de la competencia, Europa se abrió paso para regresar a la contienda, cada golpe largo, golpe corto y putt lo hicieron como si fuera el último.

Hanson se encontraba cuatro por debajo en un punto en su partido contra el ganador del Campeonato de la PGA de 2013, Jason Dufner, luchando para asegurarse de que bajara al último hoyo.

"Escuchas griteríos en todo el campo, pero estás tan atrapado en tu propio juego por un tiempo”, explicó Sanna.

"Peter no ganó, pero creo que fue bueno con su partido ya que avanzó bastante. Creo que ayudó un poco a los otros".

"Luego fue sumamente emocionante ir de un partido a otro con los demás y todos lo hacían muy bien. Es tan increíble, tienes mariposas en todo el cuerpo. ¡Me alegra no haber tenido que jugar!"

"Suceden muchas cosas, tanta gente, todos quieren ganar, y existen tantos sentimientos: el público, los jugadores y los entrenadores".

"La fiesta estuvo genial; todos los jugadores estaban tan agotados, ¡así que había unos pocos que no necesitaban beber demasiado! Los estadounidenses se sentían muy decepcionados, fue muy difícil para ellos".

La primera experiencia de los Hanson en la Ryder Cup fue en 2010 en el Celtic Manor.

Bajo la dirección de Colin Montgomerie, Hanson consiguió su primer punto en el tablero como un jugador de la Ryder Cup, mientras él y Miguel Ángel Jiménez de España derrotaron dos veces al campeón del Masters, Bubba Watson, y a Jeff Overton en el partido de ‘fourballs’.

Y la ferocidad de la competencia no decepcionó.

"A Peter le habían dicho que es algo totalmente diferente de lo que había hecho hasta ahora, y él estuvo de acuerdo", dijo Sanna.

"Solamente parada allí viendo el primer tee mientras todos los aficionados gritaban con entusiasmo; es una experiencia increíble, luego pararte dentro de las cuerdas es increíble. Es realmente estresante".

"Yo estaba muy nerviosa cuando él estaba anotando su tee de salida, pero ese fue un momento especial. Fue un momento de alegría y orgullo estar allí y poder ser parte de ello".

Aunque Hanson no logró ser parte del equipo en esta ocasión, él y Sanna estarán observando mientras Europa defiende su corona en Gleneagles, Escocia.

"Si alguna vez has estado en una Ryder Cup, siempre la extrañarás sino estás allí", dijo.

"Aunque hace tiempo sabía que no calificaría para estar en el equipo, una vez que has estado allí siempre quieres volver".