Por Gloria Carrasco, para CNN

La Paz (CNN Español) - Bolivia vivió este domingo el primer debate presidencial del país rumbo a las elecciones generales del 12 de octubre. Cuatro candidatos –todos opositores– participaron, con una ausencia notable: el candidato del Movimiento al Socialismo y actual presidente Evo Morales, quien opta a un tercer mandato.

Fuentes oficiales aseguran que Morales no participó en el debate porque no es necesario, ya que, según dicen, lo hace todos los días con los movimientos sociales del país.

“En todos los departamentos, entregando obras, escuchando a la población. Ese es el verdadero debate, un debate con la población, no con candidatos que solo se representan a si mismos”, dijo Alfredo Rada, viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales en una rueda de prensa.

Para algunos analistas políticos, la ausencia del candidato oficialista en el debate muestra inseguridad, soberbia y desprecio hacia sus adversarios.

“Como  no puede decir que no quiere debatir entonces prefiere decir que debate con los movimientos sociales. Pero debatir con los movimientos sociales que lo apoyan, en el fondo, supone que la idea del debate para ellos es debatir con los que están de acuerdo con él”, sostiene el analista político Jorge Lazarte.

En este contexto se llevó adelante el encuentro de candidatos presidenciales. Los aspirantes, más que debatir, expusieron sus puntos de vista sobre temas como la democracia, el estado de derecho y una reforma a la justicia boliviana.

“Es fundamental ese tema de la justicia porque una de las principales causas por las cuales no hay inversiones en nuestro país y por lo que no hay oportunidades es por la falta de seguridad jurídica que existen en (Bolivia)”, dijo Samuel Doria Medina, candidato de la Unidad Demócrata.

Fernando Vargas, del Partido Verde, propuso un cambio en la matriz productiva del país, incrementando la producción agraria para dejar de ser un país exportador solo de materias primas.

“La economía productiva debe estar acorde con la defensa del medioambiente; no podemos dispararnos con una economía productiva sin establecer el respeto al medioambiente”, afirmó Vargas.

Pero un tema de gran preocupación para los candidatos de oposición es la inseguridad. Jorge Quiroga, del Partido Demócrata Cristiano, dijo que la inseguridad es producto del narcotráfico.

“No se puede dar respuesta si no se tiene una política clara de terminar con la cocaína que alimenta esto (la inseguridad), junto con ello penas acumulables, cárceles de verdad, criminal que la hace la paga”, manifestó Quiroga.

Por su parte, Juan Del Granado, candidato del Movimiento Sin Miedo, expresó su desconfianza con el padrón presentado por el tribunal electoral para los comicios presidenciales.

“Hemos hecho solamente una comparación, hemos hecho un muestreo de los muertos del cementerio de La Paz, de los muertos fallecidos efectivamente 2012, 2013, 2014, ¡sorpresa!  326 muertos van a votar el 12 de octubre”, dijo Del Granado.

Según algunos analistas, la única respuesta que los candidatos no le dieron a los ciudadanos, es por qué la oposición no logró conformar un solo frente para participar en estas elecciones.