(CNN Español) - Venerada por varias generaciones de argentinos, Mafalda es uno de los personajes de ficción que forman parte de la galería de ídolos populares de la Casa Rosada (sede del poder ejecutivo).

La niña irreverente "decía las cosas que no se podían decir en épocas en que las palabras estaban prohibidas, interpelaba a la sociedad", dijo en marzo la presidenta Cristina Kirchner en un homenaje a su creador, Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino.

Mafalda, pensada originalmente por Quino como soporte de una publicidad de electrodomésticos que finalmente nunca vio la luz, quedó olvidada por dos años en una carpeta hasta que fue publicada por primera vez el 29 de septiembre de 1964 en el semanario Primera Plana.

La tira pasó luego al diario El Mundo, donde se publicó hasta el 25 de junio de 1973. Sus libros fueron traducidos a 26 idiomas y sólo en Argentina se vendieron más de 20 millones de ejemplares.

A pesar de que dejó de publicarse en 1973, las historias de Mafalda fueron llevadas a la televisión. Y en 1988, cuando el país conmemoraba el día de los derechos humanos y el quinto año de la democracia, la niña aparece en un afiche encargado por el gobierno de Raul Alfonsín.

A 50 años de su creación, Mafalda, Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito y Libertad junto a su hermano Guille siguen en el corazón de generaciones de latinoamericanos.

ENTREVISTA A QUINO: "Me gusta Obama con algunas ideas de Hugo Chávez"