Por Iván Pérez Sarmenti, para CNN

Luján, Argentina (CNN Español) - Aunque la tormenta de la madrugada de este martes cesó y salió nuevamente el sol, todavía siguen inundadas vastas zonas de la provincia de Buenos Aires, donde el desborde de varios ríos continúa anegando distintos barrios.

Se estima que más de mil personas han sido evacuadas, muchas de las cuales todavía deberán esperar para volver a sus hogares en los próximos días.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.
"El después es lo peor, cuando se va el agua, porque tiene que venir toda la gente que está evacuada", explica Sara Pereyra, vecina del barrio Las Lomas de la ciudad de Luján.

"Hay mucha gente que está parando en autos o se están armando entre ellos mismos, tiran colchones, frazadas o algún vecino que le preste un lugar para estar, tomar algo caliente. Y después bueno, las enfermedades, la limpiezas de las casas... terror", agrega.

En Luján, a 70 kilómetros de Buenos Aires, las autoridades declararon la alerta roja porque, aunque ya paró la lluvia, la crecida del río continúa y ya inundó el casco de la ciudad. El agua incluso llegó a la famosa Basílica de Nuestra Señora de Luján, a la que todos los años llegan miles de personas en peregrinación desde la capital.

Las zonas más afectados por el agua en Luján son los barrios San Fermín, Padre Carlos Varela, El Quinto, El Ceibo y Las Lomas, al igual que la localidad de Olivera, cercana a la ciudad.

​En el resto de la provincia de Buenos Aires, las consecuencias más graves de la tormenta se registraron en 17 partidos: Bragado, Berazategui, General Rodríguez, Mercedes, Moreno, Quilmes, Marcos Paz, Lomas de Zamora, La Matanza, Tres de Febrero, Las Heras, Zárate, Coronel Príngles, Junín, Chacabuco y Cañuelas.

Se registraron ráfagas de viento de 80 kilómetros por hora y recibieron casi 140 milímetros de agua en una noche, el equivalente a todo lo que suele llover en octubre.

Pero más allá de las inclemencias del tiempo y de que las autoridades aseguran estar trabajando para paliar la situación, los vecinos se quejan porque las inundaciones son situaciones repetidas para ellos.

"Lo que está pasando acá es realmente vergonzoso, porque caen 100 milímetros y el río está afuera; es vergonzoso lo que esta pasando", se queja Andrés Ruiz, empleado del museo municipal.

Por su parte, Lourdes López, también del barrio Las Lomas, agrega: "Estamos cansados, de esto hace muchos años ya y no se resuelve el problema. ¿Qué tenemos que hacer? Recién casi se nos ahogó un chico".

Mientras en Luján esperan que bajen las aguas, ahora el alerta meteorológico rige para el centro y el norte de la Argentina.