Por Iván Pérez Sarmenti, CNN Español

(CNN Español) - El miércoles los bancos de la Argentina amanecieron cerrados debido a una huelga por 48 horas planteada por el gremio de empleados bancarios que piden una compensación monetaria antes de fin de año. Es el noveno paro que realizan durante el año para protestar por el denominado Impuesto a las Ganancias o a los réditos.

"La medida de fuerza tiene como motivo principal la pérdida de poder adquisitivo que ha perdido el salario producto de dos ítems, por un lado la carga impositiva en los tributos que tiene el salario y por otro lado obviamente el proceso inflacionario que se está viviendo”, explicó Sergio Palazzo, secretario general de la Asociación Bancaria Argentina.

Para Palazzo, esta situación “ha producido una merma en el poder adquisitivo que hace necesario reclamar una compensación que le hemos pedido a las entidades financieras que sea tenida en cuenta y hasta el día de hoy no se ha tenido en cuenta”.

El reclamo bancario a las entidades financieras data de hace bastante tiempo. Sin embargo, este miércoles con la medida de fuerza en marcha, el representante de los bancarios aseguró que “recién ahora empezaron a hacer algún tipo de propuesta para ver si se puede resolver el problema".

La protesta de los empleados bancarios se suma a la de los maestros de la Provincia de Buenos Aires, quienes también plantearon una huelga por 48 horas con un alto acatamiento desde el martes para reclamarle al gobierno provincial un pago extraordinario para compensar la inflación anual, que según las estadísticas oficiales ya superó el 20 % anual y para las consultoras privadas, el 30 %.

“Los salarios perdieron frente a la inflación por muchos puntos, las familias están desde el punto de vista del poder adquisitivo golpeadas; esto también se puede ver en los indicadores de consumo en la Argentina, están cayendo las ventas en los supermercados de los productos de primera necesidad. Cuando las familias ajustan el supermercado quiere decir que ya han ajustado en todo el resto de los consumos”, contextualizó el economista Rodrigo Alvarez, de la consultora Analytica.

Para Álvarez, “esto da la pauta de que que es un pedido genuino por parte de los gremios” y auguró que “el gobierno va a tener un conflicto a fin de año en distintos sectores si no reconoce este planteo”.

Aunque varios gremios —como los petroleros, los autotransportistas de cargas y el sindicato de la construcción— también están negociando bonos compensatorios, el Gobierno sostuvo que no mediará en las negociaciones.

"Si trabajadores y empresarios se ponen de acuerdo en mecanismos que son característicos de estas negociaciones, este no es incumbencia regulatoria por parte del Ministerio del Trabajo de homologar estos acuerdos o no", sostuvo terminante el jefe de Gabinete Jorge Capitanich en su habitual conferencia de prensa matinal este martes.

Pero mientras el gobierno nacional sostiene que no pagará ningún bono extra antes de fin de año ni a los empleados públicos ni a los jubilados, siete provincias, entre ellas Córdoba y Santa Fe, confirmaron que otorgarán compensaciones salariales que van desde los 100 hasta los 400 dólares.