Nueva York (CNN) - Grupos de manifestantes salieron este miércoles por la noche a las calles de Nueva York en protesta por la decisión de un jurado investigador de no presentar cargos contra un agente de policía por la muerte de Eric Garner.

Las marchas ocurrieron al tiempo que el secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, anunciaba una investigación federal sobre posibles violaciones de derechos civiles en el caso.

Garner, un hombre negro desarmado de 43 años, murió en julio pasado después de que el policía blanco Daniel Pantaleo lo asfixiara al realizarle una llave en el cuello. La muerte de Garner fue considerada un homicidio.

"La lucha no ha terminado. Apenas comienza. Estoy decidida a hacer justicia para mi esposo porque no debió morir así. No debió haber sido asesinado de esa manera”, declaró su viuda, Esaw Garner.

"Él debería estar aquí, celebrando Navidad y el Día de Acción de Gracias y todo lo demás, con sus hijos y nietos. Y no puede. ¿Por qué? Porque un policía actuó mal. Alguien tiene que pagar y no se lo ha castigado. Pero la muerte de mi esposo no será en vano. Mientras me quede aliento seguiré esta lucha hasta el final".

Los manifestantes se congregaron en varios puntos de Manhattan, como Times Square y Union Square, y marcharon pacíficamente hacia el norte, mientras otra multitud se reunía del Centro Rockefeller para el encendido de un árbol de Navidad.

También hubo manifestaciones en otras ciudades, como Washington, Filadelfia y Oakland, en California.

"Sin justicia no habrá paz", gritaban los manifestantes en Nueva York. "No a la policía racista".

Los hechos ocurrieron el pasado 17 de julio en Staten Island, cuando la policía detuvo a Garner bajo la sospecha de que vendía cigarrillos ilegalmente. Garner levantó ambas manos al aire y le dijo a los policías que no lo tocaran. Como se ve en un video del suceso, un policía agarra del cuello a Garner por detrás y lo tira al suelo. El Departamento de Policía de Nueva York prohíbe este tipo de procedimiento con los detenidos.

“¡No puedo respirar, no puedo respirar!”, gritó Garner en repetidas ocasiones, según se ve en el video de su detención. Poco después fue declarado muerto.

El jurado investigador que decidió no procesar al policía estaba compuesto por 14 personas blancas y 9 de otra raza, según las autoridades.

El caso se volvió emblemático por el historial de tensiones entre la policía y las comunidades minoritarias. La muerte de Garner ocurrió semanas antes de la muerte del joven negro, Michael Brown, en Ferguson, Missouri.