(CNN) — "Cuando vas a trabajar los lunes y las personas te preguntan '¿qué hiciste el fin de semana?' puedes responder, 'oh, fui a la Antártida'".

Así es como Phil Asker describe lo que podría ser el día más genial del mundo, un viaje de 12 horas al Polo Magnético Sur.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Asker es el fundador de Antarctica Sightseeing Flights. Desde 1994, la operación es parte de su negocio mayor de tours, Captain’s Choice, que dirige viajes de lujo a destinos remotos.

"Almorzaba con el piloto de Qantas antes de nuestro primer tour privado en jet cuando casualmente pregunté si serían posibles vuelos a la Antártida”, dice Asker.

“La respuesta fue entusiasta y comenzamos el proceso regulatorio”.

Polo Magnético y pingüinos vistos a 3.000 metros de altura

Antarctica Sightseeing Flights ahora opera 19 rutas diferentes desde cinco ciudades australianas: Sydney, Melbourne, Perth, Adelaide y Brisbane.

Los vuelos panorámicos tardan aproximadamente entre 12 y 13 horas en un Qantas 747-400ER.

La Antártida se ve aproximadamente tres horas después del despegue. Los aviones vuelan sobre el continente del sur durante aproximadamente cuatro horas, sin tocar tierra.

Los dos capitanes de cada vuelo escogen la mejor ruta de vista con base en las condiciones del clima y las imágenes de satélite más recientes.

NASA: La contracción de glaciares en la Antártida es "irreversible"

"Nuestra ruta favorita y la más regular es sobre el Polo Magnético Sur, la Base Francesa en Dumont d’Urville, con un glaciar dramático detrás de esta y el Iceberg Alley enfrente, así como la Bahía de la Commonwealth con la choza del explorador Douglas Mawson”, dice Asker.

Otros puntos destacados incluyen el Glaciar Ninnis y el Mertz, la cordillera de Montañas Transantárticas, la base italiana en Bahía Terra Nova y las formaciones de hielo del Mar Ross.

Los vuelos van tan bajo como 3.000 metros y evitan colonias de pingüinos. Los pingüinos no pueden ver o escuchar al avión a esa altitud.

"Aunque debemos tener una separación horizontal de 1.6 kilómetros desde una colonia de pingüinos a menudo vemos una grande en la Bahía de la Commonwealth en la costa”, dice Asker.

Sin embargo, a esa altura los pasajeros no podrán ver ninguna vida silvestre antártica con detalle.

"Tenemos un 'pingüino' de tamaño real pasando por la puerta de salida antes de despegar”.

Las fiestas de Año Nuevo sobre Antártida

La empresa tiene una fiesta de Año Nuevo en la que los pasajeros bailan con una banda de jazz en vivo a bordo.

"Este año nos dirigimos al sur a la base estadounidense, la Estación McMurdo, y circulamos el Monte Erebus (el volcán activo más al sur del continente)”, dice Asker. “El volcán estaba en erupción, una vista increíble para recibir el Año Nuevo mientras echaba fumarolas”.

La ruta también muestra al Valle McMurdo Dry, un punto destacado para los geólogos y fotógrafos.

Instalaciones dentro del vuelo

Los vuelos son proporcionados por Qantas y la cabina está separada en siete clases, que van desde Centro Económico (filas de en medio en la clase económica) hasta Clase Hielo (cabina en primera clase).

Incluso los pasajeros de clases más económicas pueden ver por las ventanas desde el pasillo o cerca de la puerta del avión.

Hay expertos presentes en cada vuelo para describir las vistas y recitar datos sobre Antártida.

Los vuelos también tienen presentaciones en vivo de científicos de Antártida ubicados en bases.

Los vuelos son clasificados como rutas locales que solo requieren una identificación pero no un pasaporte.

Dos servicios completos de comidas, aperitivos y servicio complementario de bar se ofrecen como parte del vuelo.

Antarctica Sightseeing Flights, Level 1, 35 Seymour St., Ringwood, Victoria, Australia; +61 3 8814 5701

Los precios van desde 970 dólares a 6.500 dólares por persona