Por Gregory Wallace, CNNMoney

(CNNMoney) - Bill Gates ha dejado su marca en el mundo. ¿Entonces de qué se arrepiente?

De no tener la habilidad que Mark Zuckerberg usó el año pasado para impresionar a los chinos: hablar un idioma extranjero.

“Me siento muy estúpido por no saber ningún idioma extranjero”, dijo Gates el miércoles en un chat en línea en Reddit.

“Tomé clases de latín y griego en la escuela y obtuve calificación A y supongo que eso ayudó a mi vocabulario pero me gustaría saber francés o árabe o chino”, dijo. “Sigo esperando tener tiempo para estudiar uno de esos idiomas: probablemente francés porque es el más fácil. Estuve en Duolingo por un tiempo pero no me mantuve. Mark Zuckerberg asombrosamente aprendió mandarín e hizo una sesión de preguntas y respuestas con estudiantes chinos, es increíble”.

Zuckerberg, fundador de Facebook, se ha convertido en una persona que puede hablar decentemente el mandarín, una habilidad que demostró durante la conferencia mencionada con estudiantes universitarios en Beijing.

Pero cuando Gates visita China —ya sea para reunirse con el presidente Xi Jinping o para una sede de Dairy Queen con Warren Buffett— solo puede hablar inglés.

Gates, de 59 años, debería tener mucho tiempo para seguir esta pasión. Es el hombre más rico del mundo —con una fortuna de 80.000 millones de dólares— y se retiró de su trabajo diario en Microsoft en 2008. El año pasado, entregó su posición como presidente de la compañía.