(CNN Español) - Andrea Cardona, de 32 años, es una de las montañistas guatemaltecas que se encontraban en el monte Everest cuando ocurrió el terremoto en Nepal el sábado.

Logró sobrevivir, pero su familia en Ciudad de Guatemala, dice haber vivido horas de angustia temiendo lo peor.

"Hola papi, qué gusto saludarte y poderte saludar expresarte mi amor desde aquí... la verdad es que emocionalmente ha sido muy fuerte todo esto pero imagínate que nuestro campo base estuvo completamente destruido. La doctora de mi campo base se murió del gran viento que la avalancha causó, y eso que era el lugar mas seguro que supuestamente había aquí en la montaña”, le expresó Cardona a su padre, quien la escuchaba con lágrimas en los ojos.

"Logramos ser exitosamente evacuados por helicóptero del Campo 1 al Campo Base en donde la mayoría de nuestro equipo encontramos nuestras pertenencias, a pesar de que nuestro campo base estaba totalmente destruido", informó Cardona en su página en Facebook.

Deportista récord

Cardona lleva siete años dedicada al montañismo. En 2010 fue la primera mujer centroamericana en alcanzar la cima del monte Everest.

Posteriormente se convirtió en la primera latinoamericana en lograr el denominado “Gran Slam”, donde los deportistas alcanzan las siete cumbres más altas de cada continente.

En esta ocasión perseguía un reto aún mayor, según cuenta su representante Cecilia Amado: "El reto que ella iba a alcanzar era llegar al monte Everest y cuando estuviera en la cumbre empezar a contar 24 horas en las cuales ella tenía que bajar más o menos 1.000 metros y luego volver a subir a la cumbre de la montaña contigua, que se llama el monte Lhotse. Eso tenía que lograrlo en menos de 24 horas y así lograr un récord mundial”.

El padre, Rolando Cardona, afirma que desde pequeña Andrea mostró afición por los deportes extremos. “Ella desde niña ha sido muy inquieta y ha tenido retos muy grandes ha hecho grandes cosas; primero fue el monte Everest y pensé queahí iba descansar de las preocupaciones, pero resultó que había más, que el ‘Gran Slam’ y otros más”.

Cardona también ocupa parte de su tiempo en formación empresarial y colabora con La Alianza, una organización que rescata a niñas víctimas de maltrato sexual.

La montañista quería colocar la bandera de esta organización al lograr su meta. Según Amado, Andrea llevaba una bandera que representaba todos los sueños de estas niñas.

En la última reunión que tuvo con ellas, Cardona les dijo: “En los momentos más difíciles cuando sienta que no puedo dar un paso, me voy a recordar que ustedes son tan valientes y a pesar de todo lo que han vivido siguen con la esperanza de ser mujeres que aporten a su país. Esa fuerza de cada una de sus miradas es la que me va llevar a poder seguir caminando”.

También en el monte Everest se encontraba la montañista guatemalteca Bárbara Padilla, quien informó en Facebook que había sufrido golpes en el rostro y brazos. Ambas deportistas emprendieron estas travesías a título personal.