La organización conservativa cristiana "Freedom Coalition" hace presencia en un evento republicano para nominar a los candidatos de ese partido para las elecciones 2016. (Crédito: Scott Olson/Getty Images)

(CNN) -  Casi 6 de cada 10 estadounidenses dicen que se debería exigir que los negocios que ofrecen servicios relacionados con las bodas le ofrezcan dichos servicios a las parejas del mismo sexo de la misma forma en la que lo harían con los otros clientes, incluso si tienen objeciones religiosas.

Una nueva encuesta de CNN/ORC encuentra que el 57% considera que a las empresas de banquetes o a los floristas se les debe exigir que atiendan a las parejas gay o lesbianas como atenderían a las parejas heterosexuales, mientras el 41% dice que se les debería permitir negarse a atenderlos por razones religiosas. Eso representa un cambio en comparación con una encuesta del Centro de Investigaciones Pew llevada a cabo en otoño del año pasado, la cual encontró que solo el 49% consideraba que a los negocios se les debería exigir que atendieran a las parejas del mismo sexo, mientras el 47% afirmó que se les debería permitir que se nieguen a atenderlos por razones religiosas.

Desde la encuesta de Pew del pasado otoño, la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa de Indiana, autorizada a finales del año pasado por el gobernador republicano Mike Pence, generó una controversia a nivel nacional respecto a si la ley permitía que los negocios relacionados con las bodas se negaran a atender a las parejas gay y lesbianas. Apple, Walmart y la NCAA se expresaron en contra de la ley, mientras algunos estados y ciudades con líderes demócratas prohibieron gastar dinero público en Indiana. Pence y otros legisladores de Indiana insistieron en que discriminar no era la intención de la ley, y un proyecto para cambiar la ley original fue firmado a inicios de abril.

En la encuesta de CNN/ORC, la mayoría de demócratas (70%) e independientes (60%) dicen que a las empresas relacionadas con las bodas se les debería exigir que atiendan a las parejas del mismo sexo como lo harían con las parejas heterosexuales, mientras los republicanos se inclinan por lo contrario; un 67% afirma que las razones religiosas son una justificación válida para negarse a atenderlos.

Al considerar a los republicanos y a los independientes con tendencia republicana, el 60% de ese grupo afirma que a los negocios relacionados con las bodas se les debería permitir que se nieguen a atender a las parejas del mismo sexo, pero se registran profundas divisiones dentro ese grupo por edad e ideología. La mayoría de los republicanos moderados y liberales, y quienes se inclinan por el Partido Republicano dicen que a los negocios relacionados con las bodas se les debería exigir que atiendan a todas las parejas de la misma forma (58%), mientras tres cuartos de los republicanos conservadores están a favor de que una empresa de banquetes o un florista se niegue a atender a alguien por razones religiosas. Entre los republicanos y los independientes con tendencia republicana menores de 50 años, el 56% dice que a los negocios relacionados con las bodas se les debería exigir que atiendan a las parejas del mismo sexo y a las de sexo distinto de la misma forma, mientras entre quienes tienen 50 años o más, el 72% cree que no se les debería exigir que lo hagan.

Las diferencias de edad se mantienen a lo largo de las líneas del partido, pero la brecha generacional entre republicanos y quienes tienen tendencia republicana es más amplia que la de los demócratas y quienes tienen tendencia demócrata.

En general, los evangélicos de raza blanca están ampliamente a favor de permitir que los negocios se reúsen a prestar servicios por razones religiosas; un 62% afirma que éste debería ser el caso. Pero entre las personas de raza blanca que no son evangélicas, el 61% sostiene que a los negocios se les debería exigir que presten servicios a todas las parejas por igual.

Este cambio frente a los resultados de la encuesta del Centro de Investigaciones Pew se hace presente en las distintas líneas demográficas. En el caso tanto de hombres, mujeres, blancos, jóvenes, adultos y personas mayores, las personas son más propensas en la encuesta de Pew a decir que a los negocios relacionados con las bodas se les debería exigir que atiendan a las parejas del mismo sexo como atienden a otros.

La encuesta de CNN/ORC International fue realizada por teléfono, del 16 al 19 de abril, entre una muestra nacional aleatoria de 1.018 adultos estadounidenses. Los resultados de la encuesta completa tienen un margen de error de muestreo de más o menos 3 puntos porcentuales.