(Crédito: Adam Berry/Getty Images)

(CNN Español) - Parece el argumento de una épica película de fuga metido en una cinta infantil. El caso insólito de dos niños rusos de cinco años que cavaron un túnel en el jardín infantil para comprar un auto deportivo ha dejado a todo el mundo boquiabierto.

Los niños de Magnitogorsk, en la región de los Urales, Rusia, excavaron con palas de juguete un túnel en un arenero junto a una cerca del jardín de infancia. Lograron abrir un agujero y escaparon.

Pero todo no terminó ahí: se dirigieron hacia un concesionario de ventas de autos lujosos, a más de un kilómetro y medio de la guardería, reportó el diario Komsomolskaya Pravda.

¿Su idea? Comprar nada más y nada menos que un Jaguar.

Una funcionaria del concesionario los increpó y —después de que los menores dijeran que querían comprar un auto, claro— los llevó a una estación de policía, reportó The Siberian Times.

Los medios reportan que los niños estuvieron fuera del jardín alrededor de media hora y llegaron ilesos.

Los padres de los niños no presentaron ninguna denuncia contra la institución educativa.

La maestra a cargo de los niños fue despedida y las autoridades de educación preescolar en la ciudad advirtió a las directivas del jardín por la "grave violación en las reglas", reportó Komsomolskaya Pravda.