(CNN Español) - Cuando estás triste, ¿te parece que el mundo es más pálido? Y cuando estás feliz, ¿ves los colores más brillantes? Una investigación reciente sugiere que hay pruebas científicas que demuestran que las emociones pueden alterar la forma en la que percibimos el mundo, por ejemplo, los colores.

El estudio fue dado a conocer a través de la publicación especializada Pshychological Science. Lo que pudo mostrar es que las emociones influencian los procesos visuales, entre ellas la percepción del color. Además, dice que expresiones populares como que la 'vida es color de rosa' o que alguien se 'siente azul' (feeling blue, en inglés, que se usa para señalar la tristeza) han sugerido desde siempre que la experiencia emocional y la percepción del color pueden estar relacionadas.

Para probarlo, manipularon las emociones de un grupo de personas en dos experimentos. En el primero, el grupo fue dividido en dos: uno de ellos vio un video con imágenes de tristeza y otro de diversión. En el segundo grupo, unas personas vieron un video triste y otro de emociones neutras. Después de esto midieron la capacidad de las personas para identificar los colores.

Los resultados mostraron que los participantes que vieron el video de tristeza eran menos exactos a la hora de identificar colores que los que habían visto las imágenes divertidas o neutras. Esta dificultad se presentaba solo para colores del eje azul-amarillo, pero no para los colores del eje rojo-verde.

Popularmente, los colores de tonalidades pálidas, o colores fríos, están asociadas con estados de ánimo como la tristeza, mientras que los colores cálidos se vinculan a emociones más alegres.