(CNN)– Fuerzas de autodefensa japonesas se han desplegado para rescatar a personas atrapadas por las fuertes lluvias e inundaciones en partes de este y el centro de país, a raíz del tifón Etau.

Las prefecturas de Ibaraki y Tochigi fueron puestas en estado de alerta debido a las lluvias sin precedentes, informó este jueves la Agencia Meteorológica de Japón, mientras que los funcionarios dijeron que al menos 170.000 personas se han visto obligadas a salir de sus hogares.

"La prefectura de Tochigi se enfrenta a un grave peligro y se encuentra en una situación de emergencia. Está experimentando aguaceros sin precedentes", dijo la portavoz de la Agencia Meteorológica de Japón, Takuya Deshimaru, a periodistas.

Entre tanto, una mujer murió debido a los graves deslizamientos ocasionados por lluvias torrenciales e inundaciones en el noreste de Japón, según reportó la agencia estatal Kyodo.

En algunas partes de Tochigi, cayeron más de 500 milímetros de lluvia en 24 horas. Eso es casi el doble de la cantidad que normalmente cae en la región durante todo septiembre, dijo.

La prefectura de Fukushima, en el este de Japón, registró más de 300 milímetros de lluvia en 48 horas -el aguacero más fuerte allí en 50 años-.

Los funcionarios están especialmente preocupados por la amenaza continua de inundaciones y deslaves.