Un nuevo planeta rocoso de un tamaño parecido al de la Tierra y bautizado como GJ 1132b, hasta la fecha, es el descubrimiento que tiene el mayor potencial para encontrar nueva vida.

(CNN) - Los astrónomos han hecho dos nuevos descubrimientos planetarios que, aseguran, amplían el conocimiento de los límites de nuestros sistema solar... y pueden ser los mayores hallazgos en la búsqueda de vida extraterrestre.

Los dos hallazgos, un planeta en el borde de nuestro sistema solar y uno un poco más allá, han sido aclamados como grandes avances científicos.

Al comentar acerca de uno de los planetas, Brad Tucker, un astrónomo del Observatorio del Monte Stromlo en Canberra, Australia, quien no estuvo involucrado en la investigación, dijo que "probablemente nos ofrece la mejor oportunidad para la vida fuera de nuestro sistema solar en este momento".

"Uno de los objetivos de la astronomía, la astrofísica y la búsqueda de estos planetas es, en primer lugar, encontrar realmente otra Tierra", añadió. "Y parte de la razón de encontrar otra Tierra es que, en última instancia, queremos encontrar vida en el universo. Es una pregunta que pesa en la mente de todos".

Vida más allá del sistema solar

Situado al borde de nuestro sistema solar, un nuevo planeta rocoso de un tamaño parecido al de la Tierra y bautizado como GJ 1132b, hasta la fecha, es el descubrimiento que tiene el mayor potencial para encontrar nueva vida, según los astrónomos.

Los científicos que lo descubrieron dijeron que su pequeño tamaño y proximidad –está tres veces más cerca que cualquier otro objeto similar encontrado orbitando una estrella– "es un buen presagio para los estudios acerca de la atmósfera del planeta", según su informe publicado en la revista Nature.

"Podría decirse que el GJ 1132b (es) el planeta más importante nunca encontrado fuera del sistema solar", dijo Drake Deming, un astrónomo de la Universidad de Maryland, en una carta adjunta a la publicación. Añadió que su proximidad "permitirá a los astrónomos estudiar el planeta con una fidelidad sin precedentes".

El planeta, que tiene un radio tan solo un 16% más grande que el de la Tierra y posee temperaturas en la superficie que alcanzan los 260 grados Celsius, fue encontrado en movimiento a través de una estrella "enana roja" que solamente es una quinta parte del tamaño del sol del mundo. Aunque eso es demasiado caliente como para retener agua líquida o permitir la vida tal como la conocemos, Tucker dijo que era lo suficientemente fresco como para mantener algunos de los bloques básicos de la vida y, posiblemente, mantener formas de vida como las bacterias.

"Ni siquiera hemos encontrado nada que se aproxime a esto hasta ahora", dijo.

"Es más habitable, es menos severo y esto nos da una posibilidad convincentemente buena de que en realidad encontremos vida o algo en contraposición a los otros planetas similares a la Tierra encontrados hasta la fecha".

El planeta también completa una órbita o pasa por su estrella una vez cada 1,6 días, lo que proporciona más oportunidades para la investigación y medición que las que cualquier otro planeta haya proporcionado hasta la fecha, añadió Tucker.

"Al ser capaces de encontrar pruebas de estos planetas más pequeños y más interiores, estos planetas rocosos que tenemos en nuestro sistema solar, realmente nos damos cuenta de que los planetas son probablemente parte de los billones que existen tan solo en nuestra galaxia".

Sistema solar en aumento

Esta imagen artística del "planeta enano" V774104 es el objeto más distante descubierto en el sistema solar hasta el momento.

Las fronteras conocidas de nuestro sistema solar también han sido ampliadas con el descubrimiento de un "planeta enano" tan lejano que está tres veces más lejos que Plutón.

Los científicos dijeron que los estudios iniciales sugieren que el objeto –al que se le ha designado como V774104– es probable que sea un cuerpo helado que tenga entre 500 y 1.000 km de ancho, aunque se necesita más investigación para determinar su órbita.

"No podemos explicar las órbitas de estos objetos por lo que sabemos sobre el sistema solar", dijo Scott Sheppard, un astrónomo del Carnegie Institution for Science en Washington, D.C., quien anunció el descubrimiento en una reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

Sheppard fue parte del equipo de astrónomos del telescopio Subaru de Japón –situado en la cima del Mauna Kea, un volcán inactivo en Hawaii– que encontró el planeta helado, que se encuentra a 15.400 millones de kilómetros (9.600 millones de millas) del sol.

El descubrimiento marca el borde del sistema solar y, por tanto, el final de la influencia gravitacional del sol, según los científicos. También confirma que el sistema solar es mucho más complejo de lo que los astrónomos imaginaban antes, según Tucker.

"La razón de que este hallazgo sea importante es porque no sabemos en realidad cómo se formó nuestro sistema solar, existe realmente un misterio por allí", dijo. "Nuestra comprensión sobre este tema es escasa porque seguimos encontrando nuevos objetos como este, y si no entendemos cómo se formó nuestro sistema solar, no conocemos los ingredientes que se necesitan para hacer una tierra. Y la pregunta máxima... ¿cúal es el límite de nuestro sistema solar?".