(CNN Español) - La revista The Economist ha dedicado la portada de su primera semana de 2016 a Brasil, con foto de su presidenta Dilma Rousseff con cabeza agachada y ojos cerrados y un titular: “Brazil’s fall” (“La caída de Brasil”). Efectivamente la mayor economía latinoamericana ha cerrado un desastroso 2015 y se enfrenta a un complicado 2016.

En  conversación con el veterano economista Paulo Vieira da Cunha, que está al frente del análisis de mercados emergentes en Ice Canyon, hemos analizado en GloboEconomía cómo se ha llegado a esta difícil encrucijada, y cómo parece que podría evolucionar la misma los próximos doce meses.

Viera da Cunha dice que todo es consecuencia de “un mal manejo de la política económica y de un diagnostico equivocado”, que se viene complicando desde 2011 por una política de acentuado “creciente estatismo”.

La solución tendrá que venir via estabilización, con una política fiscal que obligara a serios sacrificios en lo referido a gasto público. A una mayoría de analistas parece poco probable que pueda ser implementada con la urgencia que es deseable, dada la difícil situación política, y consecuentemente por la ausencia de liderazgo que vive el país.