(CNN)– Una detallada investigación en Reino Unido sobre la muerte de Alexander Litvinenko concluyó que "fue asesinado" por agentes rusos en una operación que "probablemente" fue aprobada por Vladimir Putin.

El juez Robert Owen, quien llevó a cabo la investigación, escribió que está "seguro" de que dos exfuncionarios rusos envenenaron al exespía con el altamente radiactivo polonio-210.

Y Owen agregó que también estaba "seguro" de que los dos hombres que envenenaron a Litvinenko en 2006 – Andrei Lugovoi y Dmitri Kovtun, el primero un exempleado de la KGB y FSB, y el segundo un exoficial del Ejército ruso- actuaron en nombre de otros, probablemente, el servicio de espionaje ruso, el FSB.

Rusia respondió al reporte diciendo que "está motivado políticamente". "Lamentamos que un caso puramente criminal se haya politizado y oscurecido la atmósfera general de nuestras relaciones bilaterales", dijo la vocera María Zakharova.

Litvinenko, exagente de la KGB y feroz crítico de Putin, llegó a Gran Bretaña en 2000 después de proporcionar informes de la FSB, la sucesora de la KGB.

Murió en un hospital de Londres el 23 de noviembre de 2006 después de ser envenenado por el material radiactivo polonio-210.

En un mensaje en su lecho de muerte, Litvinenko acusó al presidente ruso Vladimir Putin de ordenar su envenenamiento en el té en un hotel de Londres. El Kremlin siempre ha negado rotundamente la acusación.

La investigación fue abierta en febrero de 2014 por la ministro del Interior, Theresa May, y presidida por el juez del Tribunal Superior retirado, Robert Owen, de 71 años.

Entre las muchas preguntas que la investigación pretendía responder estaban: "posible participación de organismos estatales de Rusia en la muerte de Alexander Litvinenko" y "posible participación de organismos de inteligencia del Reino Unido en la muerte de Alexander Litvinenko".

Tras darse a conocer la conclusión de la investigación, la viuda de Litvinenko, Marina Litvinenko, pidió sanciones contra Rusia.

"Pido la expulsión inmediata del Reino Unido de cualquier operativo de inteligencia ruso, del FSB o de cualquier otra agencia rusa basada en la embajada en Londres", dijo en un comunicado.

"También pido la imposición de sanciones económicas y prohibiciones de viaje para estos nombres, incluido el Señor Putin".