Esta foto, tomada el 28 de diciembre de 2014, muestra un mono macaco bebé de cara roja jugando en su jaula en el zoológico de Hangzhou, en la provincia occidental de Zhejiang.

(CNN) - Científicos de China han diseñado monos para que tengan un gen de autismo humano con la esperanza de encontrar un tratamiento para la condición, según la revista científica Nature.

Un equipo de investigadores del Instituto de Neurociencia en Shanghái creó los monos especiales de probeta al aportarles copias del gen MECP2, el cual se cree, está vinculado con el autismo en los humanos.

Dicen que los macacos, la segunda generación que porta el gen, mostraron un comportamiento asocial a los 11 meses.

"Este trabajo demostró la viabilidad y fiabilidad de usar primates no humanos modificados genéticamente para estudiar trastornos cerebrales", dice una declaración del instituto.

De acuerdo con Nature, el autismo tiene una amplia gama de síntomas y tipos, y los investigadores creen que al menos 100 genes juegan un papel importante.

Hasta ahora, los estudios de autismo en animales se han basado en ratones de laboratorio, muy alejados de los seres humanos en términos de genes y comportamiento.

Alysson Muotri, quien investiga las células madre, el autismo y el síndrome de Rett en la Universidad de California en San Diego, dijo a Nature que los macacos son "superiores" a los modelos de ratón existentes porque los monos muestran más claramente comportamientos similares al autismo.

Sin embargo, pidió cautela: "Queda por ver si el modelo en realidad puede generar nuevos conocimientos sobre la condición humana", dijo.

Perros y micro cerdos

China ha estado a la vanguardia de la investigación con animales modificados genéticamente.

El año pasado, los científicos de China dijeron que habían creado perros dos veces más fuertes de lo que serían naturalmente, y que los animales podrían ayudar a combatir o prevenir la enfermedad de Parkinson.

El Beijing Genomic Institute BGI, causó controversia en 2015 cuando preparó "micro-cerdos" por medio de la ingeniería genética para venderlos como mascotas.

Sin embargo, los científicos advierten que si bien los avances en la ingeniería genética están creando una gran cantidad de nuevas oportunidades en la ciencia médica, plantean dilemas éticos.

Penny Hawkins, directora del Departamento de Investigación Animal en la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales, dijo lo siguiente a CNN el año pasado:

"La creación de animales genéticamente modificados puede involucrar procedimientos dolorosos e invasivos en los animales, entre ellos la eliminación de huevos y el tratamiento hormonal".

"La alteración genética nunca es predecible y puede dar lugar a embriones más grandes de lo normal, lo que conduce a partos dolorosos. Esto puede dejar a los animales severamente afectados en una forma que es poco práctica para la vida. El proceso también es muy costoso".