Ethan Couch, el joven con 'síndrome de niño rico'.

Nota del editor: Jorge Dávila Miguel es periodista, escritor, columnista de diario El Nuevo Herald y colaborador de CNN en Español. Ha sido reportero y corresponsal extranjero en Cuba, España y Estados Unidos. Las opiniones expresadas en este artículo le corresponden exclusivamente al autor.

Hola queridos amigos y muchas gracias. Me llegaron muchas respuestas de porqué Enrique Peña Nieto condecoró al rey Salman de Arabia Saudita. Ustedes me convencieron que lo que hizo el presidente mexicano fue una total barbaridad.

Pero vengamos a Estados Unidos a donde llegó ayer el joven malcriado más FAMOSO del mundo: Ethan Couch, que siendo un menor en el 2013 mató, conduciendo borracho, a cuatro personas pero cuya condena fue no ir a la cárcel y un tratamiento sicológico… cuatro muertos, un tratamiento sicológico…. los padres de Couch son multimillonarios y la defensa se basó en la “affluenza”, una supuesta enfermedad ––no reconocida por la ciencia–– que ataca a los niños ricos, producto de padres irresponsables.

Y en efecto, la madre de Couch, no satisfecha con la suave condena de su hijo, se le ocurrió huir con él a México ––al parecer inspirada por la fuga del Chapo Guzmán–– aunque al fin los cogieron presos a los dos.

La gente se pregunta qué habría pasado si Couch hubiera sido un niño pobre. La respuesta es fácil: nunca podría haber sufrido “affluenza” esa enfermedad que solo ataca a los niños ricos; sus padres no habrían podido pagar al brillante abogado que se ingenió la enfermedad y Ethan habría sido condenado a los 20 años que le pedía el fiscal. Eso es lo que le pasa a los adolescentes pobres, al menos en Estados Unidos, incapaces de contraer la “affluenza”

Lo que nos trae a la siguiente pregunta:

Está claro que la ley está escrita para todos por igual, pero si alguien tiene mucho, mucho dinero y entonces sus hijos pueden contraer esa salvadora enfermedad, y encima, con todo ese dinero contratan a un gran abogado…. ¿Existirán entonces dos justicias? ¿Una para el rico y otra para el pobre? Cuesta trabajo creerlo, ¿verdad?; esa podría ser otra pregunta sin respuesta… Pero lamentablemente la tiene y al menos para mí, la respuesta es que sí… Esperemos a ver cuál de las dos le toca ahora a Couch, regresadito de México…

Si Couch hubiera sido un niño pobre, sus padres no habrían podido pagar al brillante abogado que se ingenió la enfermedad y Ethan habría sido condenado a los 20 años que le pedía el fiscal.

Jorge Dávila Miguel