Angelique Kerber besa el trofeo que la acredita como la campeona del Abierto de Australia 2016. (Crédito: Getty Images).

(CNN) –  Serena Williams se quedó con las ganas. El Abierto de Australia 2016 habría sido su título 22 en torneos de Grand Slam, pero la alemana Angelique Kerber la sorprendió en una emocionante final.

Por primera vez en su carrera, Kerber se llevó a casa un "major" tras ganar por 6-4, 3-6 y 6-4 a la número 1 del mundo.

Pero, ¿cuán raro es que Serena pierda un partido de Grand Slam?

La estadounidense había conquistado las últimas ocho finales de los torneos de la máxima categoría del tenis y sus números totales en ese tipo de campeonatos son de 21 victorias por solo 4 derrotas.

En sus batallas frontales, después de que Kerber la derrotara en Cincinnati en 2012, Williams le ganó cuatro partidos al hilo sin siquiera perder un solo set.

Serena Williams está a solo un paso de alcanzar la marca de 22 victorias de Grand Slam que tiene la alemana Steffi Graf. Será, en todo caso, para el siguiente "major": el Roland Garros.