NUEVA YORK (CNNMoney) – Nuevas investigaciones sobre los piratas informáticos que roban a los bancos encontraron que se están expandiendo y ahora se parecen ser más como una mafia internacional.

Los expertos en seguridad cibernética de Dell SecureWorks le siguen la pista a los botnets bancarios, las redes masivas de computadoras infectadas que roban los datos de inicio de sesión de los clientes y vacían sus cuentas.

En 2015, los virus más maliciosos se expandieron para ahora hacer también blanco a almacenes y compañías de entrega de paquetes, de acuerdo con el último reporte de SecureWorks.

El reporte, del cual CNNMoney tuvo un acceso exclusivo esta semana, encontró que los botnets de software malicioso bancario están atacando almacenes en Nueva York, el Reino Unido, Rumania y Lituania. También encontraron que compañías de envíos de paquetes en Australia, el Reino Unido y Estados Unidos fueron atacados.

Esto podría ser una señal de que los piratas cibernéticos están creando un canal para lavar el dinero robado. Esa es la principal teoría de Pallay Khandhar, un investigador senior de amenazas en SecureWork.

"Quieren comprar cosas caras usando el dinero que ya robaron. Pero ellos necesitan mover esas cosas de un lugar a otro", dijo Khandhar.

"Puedes decir que se están convirtiendo en una mafia internacional", dijo Khandhar. "“Están expandiendo sus alas. No solo van tras los bancos o los usuarios bancarios. Están yendo sobre todos ahora".

Los virus de computadora de alta potencia con nombres como Dridex, Dyre y Gozi son encontrados de manera típica en computadoras insospechadas en casas y negocios. Espían a los usuarios, esperando captar los datos de acceso a banca en línea y los envían de vuelta a las mafias de piratas cibernéticos.

Los piratas cibernéticos, típicamente con sede en el este de Europa y Rusia, envían los fondos de manera electrónica desde cuentas comprometidas. Con el dinero robado, compran electrónicos en línea y ropa de marcas caras, que luego las revenden por dinero.

La vasta mayoría de las cosas robadas por los cibercriminales, entre un 85% y un 91%, termina en Moscú, de acuerdo con un estudio de Giovanni Vigna, un profesor de la Universidad de California en Santa Barbará. El resto es entregado a Ucrania u otras regiones en Rusia, dice el estudio.

Esto representa un negocio ilegal de 1.800 millones de dólares al año.

Varios investigadores en seguridad cibernética coincidieron con SecureWorks en que la infiltración en almacenes y compañías de paqueterías es probablemente un movimiento inteligente de los criminales.

“Las firmas de envíos son una excelente forma de lavar artículos robados”, dijo Dan Kaminsky, científico en jefe de la firma White Ops, que detecta botnets.