El Freedom 251 está siendo vendido por un precio irrisorio. (Credito: Saurabh Das).

(CNNMoney) – Ringing Bells develó su smartphone Freedom 251, promocionando características que incluyen una pantalla de 4 pulgadas, procesador quad-core de 1.3 GHz y 8 GB de almacenamiento.

El producto hecho en India fue listado por tan sólo 251 rupias (3,65 dólares), un precio con el potencial de revolucionar el mercado de los dispositivos en India y volver costeable el acceso a internet para decenas de millones de personas.

El problema: los conocedores de la industria dicen que el trato es demasiado bueno para ser verdad.

“Esto parece ser una broma o un fraude. Es algo que nos desconcierta”, dijo Pankaj Mohindroo, presidente nacional de la Asociación Celular India.

“Esto está siendo investigado por varias autoridades gubernamentales”.

En una carta al ministro de Comunicaciones y Tecnologías de la Iinformación de India, Mohindroo dijo que incluso cuando se usen los componentes más baratos, ese teléfono costaría al menos 2,700 rupias (40 dólares) para producirse. Tras contar los impuestos, el precio debería ser de al menos 3,500 rupias (unos 52 dólare).

Richard Winsor, analista de Edison Investment Research, también es escéptico. Él calculó que por el precio anunciado, Ringing Bells perderá al menos 26 dólares por cada dispositivo que venda.

“Este lanzamiento está generando muchas olas, y sospechamos que o el precio sube a 53 dólares por dispositivo después de vender el primer lote, o la empresa desaparece silenciosamente”, dijo. “No hay manera de que esas cifras sean correctas a la larga”.

Ringing Bells no respondió a las múltiples llamadas y correos buscando sus comentarios.

Unos datos de alerta más: los periodistas en el evento de lanzamiento del Freedom 251 reportaron que usaron corrector para borrar la marca en los teléfonos de prueba.

Las fotos del evento también muestran que los íconos de pantalla del teléfono han sido tomados directamente del iOS de Apple, una violación obvia de los derechos de autor.

Así que, ¿qué está pasando?

Windsor tiene un par de teorías: el gobierno indio podría estar subsidiando el smartphone; un fabricante podría estar desechando teléfonos que no pasaron las pruebas de seguridad; o una empresa China ansiosa de entrar en el mercado de India podría estar abaratando sus productos.

Ringing Bells ha afirmado públicamente que los teléfonos serán manufacturados en India, sin subsidios gubernamentales.

Sin embargo, los prototipos que mostraron en el evento de lanzamiento se parecían a un modelo vendido por Adcom, una empresa india que importa productos de tecnología, pero no los fabrica, sugiriendo que los teléfonos de hecho provienen de un mercado extranjero, probablemente China.

Ringing Bells dijo el jueves que había dejado de aceptar órdenes después de que su sitio web cayera debido al intenso tráfico. La empresa ha prometido entregar el Freedom 251 a sus compradores para finales de junio.