(CNN) - Hillary Clinton y Donald Trump se acercan a las nominaciones demócrata y republicana con sus victorias en el supermartes, jornada de votaciones en la que Ted Cruz se llevó el premio mayor -Texas-, además de Oklahoma y Alaska, y Marco Rubio consiguió su primera victoria de la campaña.

Los votantes acudieron a las urnas en una docena de estados el martes y hasta el momento han entregado siete victorias a Clinton y otras siete a Trump (falta el resultado de Alaska). Clinton ganó Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Texas y Virginia, mientras que Trump ganó en Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Vermont y Virginia.

Bernie Sanders, el insurgente rival demócrata de Clinton, logró importantes victorias en Colorado, Minnesota, Oklahoma y en su estado natal, Vermont.

Trump estira su ventaja, pero Cruz respira con tres victorias

Las victorias de Trump le ayudan a estirar su ventaja en la batalla por la nominación republicana a la Casa Blanca y subrayan el apoyo cada vez mayor en todos los sectores de la coalición republicana. Esas victorias llegaron a pesar de que Trump pasó los últimos días envuelto en una pelea con los precandidatos rivales, desesperados por detener su marcha hacia la nominación.

Según las proyecciones de CNN, Trump ha ganado hasta el momento 233 delegados el supermartes, muy por delante de la Cruz, con 188 y Rubio con 90. Eso da el multimillonario un total de 315 delegados en el total de la por la nominación, en comparación con los 205 de Cruz y los 106 de Rubio. Se requiere un total de 1.237 delegados para ganar la nominación republicana.

"Esta ha sido una noche increíble", dijo Trump a una multitud de simpatizantes.

Trump también predijo que ganaría las primarias de Florida -en dos semanas- contra Rubio, a quien llamó el "pequeño senador" del estado, y aseguró que México va a pagar por el muro fronterizo, que costará 10 millones de dólares.

Las cruciales victorias de Cruz en Texas, Oklahoma y Alaska le dieron una razón para continuar en la carrera. Cruz se refirió a esos triunfos –junto con su victoria en Iowa- como la prueba de que solo él puede vencer a Trump.

"Después de esta noche, hemos visto que nuestra campaña es la única campaña que ha golpeado, que puede vencer y que va a vencer a Donald Trump", dijo Cruz.

"Soy el único candidato que ha vencido a Donald tres veces", dijo Cruz a Wolf Blitzer, de CNN.

Antes de emitir su voto en Houston, Cruz dijo que trataría de empujar a Rubio y al gobernador de Ohio, John Kasich, fuera de la carrera.

"Si quieres vencer a Donald Trump, tenemos que llegar a una carrera de uno contra uno", dijo Cruz. "Donald se está beneficiando de una oposición fracturada".

Pero Rubio dejó en claro que él no se va a ninguna parte.

"Voy a ir a través de los 50 estados antes de que dejamos de pelear para salvar al Partido Republicano de alguien así", dijo a CNN refiriéndose a Trump.

Victoria de Clinton

Las victorias de Clinton en el sur son una prueba más de su fuerza entre los votantes afroamericanos, lo que podría hacer que sea extremadamente difícil para Sanders ganar la nominación.

Las proyecciones hasta el momento le dan a Clinton 492 delegados en el supermartes, en comparación con los 330 para Sanders. Eso le da a Clinton un total de 1.055 delegados, frente a los 418 de Sanders. Se necesitan 2.383 delegados para ganar la nominación demócrata.

"Qué supermartes", dijo Clinton en su discurso de victoria.

La precandidata dijo que "la retórica del otro lado nunca ha sido tan baja, intentando dividir a EE.UU.".

Sanders, dispuesto a desafiar la narrativa creciente de que la ex secretaria de Estado está más cerca de ganar la nominación, espera detener la marea de Clinton con sus cuatro victorias.

"Esta campaña no es solo acerca sobre la elección de un presidente", dijo Sanders la noche del martes en Vermont. "Se trata de transformar a Estados Unidos".

Alarma en algunos líderes republicanos

Las campañas rivales de Trump y figuras alarmadas del establishment del partido se están dando cuenta de que el magnate ganará la nominación a menos que haya un cambio dramático en la carrera.

Una encuesta nacional de CNN/ORC publicada el lunes muestra que Trump ha logrado un nuevo pico de apoyo, que durante meses mantuvo en alrededor del 30% y que ahora cuenta con el 49% del apoyo de los votantes republicanos, más de 30 puntos por delante de Rubio y Cruz.

Este aumento tiene a algunas figuras de alto nivel de partido en estado de alarma, dada su polémica retórica y posturas en temas como la inmigración, que podría costar no solo la Casa Blanca, sino también la pérdida del control del Senado.

Según otra encuesta de CNN/ORC, tanto Hillary Clinton como Bernie Sanders le ganarían a Trump en unas hipotéticas elecciones generales.

“No podemos tener un nominado que sea un lastre”, dijo el número dos de la mayoría republicana en el Senado, John Cornyn a CNN el lunes, cuando se le preguntó si tenía preocupaciones acerca de la posibilidad de que Trump ganara la nominación.