(CNN) - Hillary Clinton y Bernie Sanders se enfrentaron sobre los rescates de la industria automotriz, las armas y los vínculos con Wall Street en un apasionado debate en Flint, Michigan, este domingo.

El foro se convirtió rápidamente en una discusión sobre la economía, que Sanders dijo que se pondera en contra de la clase media y trabajadora, algo que es fomentado, dijo, por los estrechos vínculos entre los políticos, como Clinton, y los financieros de Wall Street.

Sanders acusó a Clinton de apoyar las “desastrosas” políticas comerciales que contribuyeron a la decisión de las corporaciones estadounidenses de mover las fabricación de ciudades como Flint a las economías de bajos salarios en América Central y Asia. Pero Clinton respondió que Sanders se había negado a votar a favor de un plan de rescate para la industria automotriz que se incluyó en los intentos de la saliente administración Bush para evitar la crisis financiera.

Clinton también presionó a Sanders por el tema de las armas y lo acusó de ser demasiado cerca de la Asociación Nacional del Rifle.

"Usted habla de avaricia corporativa. Los fabricantes de armas venden armas para hacer tanto dinero como puedan hacer", dijo Clinton.

Sanders golpeó en repetidas ocasiones a Clinton por sus vínculos con la industria de las finanzas y exigió que se publiquen las transcripciones de sus discursos pagados a las empresas de Wall Street. Clinton dijo que lo hará cuando otros candidatos, incluyendo los republicanos, estén de acuerdo en hacer lo mismo.

Cismas claros

Los intercambios fueron intensos y revelaron las claras divisiones entre Clinton y Sanders, que se limitan en gran medida a las diferencias políticas, pero carecen del tono personal -e incluso vulgar- que caracterizó a los dos últimos debates republicanos.

Ambos candidatos se consideran a sí mismos como la mejor opción posible para enfrentarse a los republicanos, en particular a Donald Trump, en una elección general.

Clinton y Sanders abrieron el debate con la coincidencia sobre un punto: que el gobernador de Michigan, Rick Snyder, debería renunciar por su respuesta a la crisis del agua tóxica en Flint.

Sanders acusó Snyder de "incumplimiento de deberes", mientras que Clinton dijo que el gobernador debe "renunciar o retirarse".

Snyder tuiteó en su defensa durante el debate.

"Estoy tomando responsabilidad como nuestro sistema de valores dice que debemos hacer", escribió en Twitter.

Ambos candidatos expresaron alarma por la crisis del agua que irrumpió en Flint, cuando el gobierno cambió la fuente de agua de la ciudad temporalmente en abril de 2014, desde los Grandes Lagos hasta el río Flint para reducir costos. La contaminación del agua del río altamente corrosivo. Pronto, luego del cambio de suministro, el agua empezó a verse, oler y saber raro. Los residentes decían que a menudo el líquido se veía sucio.

La cuestión racial

Los candidatos fueron cuestionados sobre la cuestión racial en Estados Unidos. Clinton admitió que era imposible para ella compartir la experiencia de muchos afroamericanos, pero dijo que trata de entender los problemas que enfrenta la comunidad.

"Creo que (por) ser una persona de raza blanca en Estados Unidos, sé que nunca he tenido la experiencia que tanta gente, la gente en esta audiencia, ha tenido", dijo.

Sanders conectó un comentario incómodo cuando trató de identificarse con la discriminación hacia los afroamericanos, un grupo demográfico al que le ha costado llegar en las primarias.

"Cuando uno es blanco, no se sabe lo que se siente al estar viviendo en un gueto", dijo Sanders. "No sabes lo que es ser pobre. No sabes lo que se siente al ser presionado cuando se camina por la calle o arrastrado fuera de un coche".