(CNN Español) - Las protestas no cesan en Tumeremo, población del sur de Venezuela, tres días después de la desaparición de 28 mineros. Las principales calles permanecen bloqueadas, mientras las autoridades buscan a los trabajadores e investigan el caso.

En su protesta, los pobladores exhiben fotografías de sus seres queridos y exigen respuestas. La desesperación se hace sentir.

Varios dirigentes opositores y residentes de la zona sospechan que en realidad se trató de una masacre desatada tras un enfrentamiento entre bandas por el control de una mina de oro descubierta hace poco.

El diputado Américo de Grazia, de la Mesa de la Unidad Democrática, dijo que "hay una lista dada por dos se los sobrevivientes que manifiesta que son 28 los cadáveres, y que él identificó a 17 cadáveres".

Pero el gobernador de la entidad, Francisco Rangel Gómez, quien el sábado negó la versión de la matanza, afirma que siguen buscando a los trabajadores, con la ayuda de los parientes. "Se han invitado a ir con la fuerza armada hasta esos sitios, siendo la búsqueda absolutamente infructuosa. Todavía no tenemos ni un sólo elemento que nos indique que hay una persona fallecida. No estoy diciendo que no hay fallecidos o que no pueden haber fallecidos. Es muy distinto", dijo Rangel Gómez.

El Ministerio Público confirmó este domingo la designación de dos fiscales para investigar el caso, en cooperación con militares, policías y la Defensoría del Pueblo.

"Han atendido hasta el momento a diez familiares de las presuntas personas que han desaparecido en relación a recabar una información de ellos de manera directa y nosotros como institución nacional de derechos humanos, hemos solicitado y lo reitero que la investigación sea objetiva, sea independiente, sea imparcial", dijo el defensor Tarek William Saab.

El caso de los mineros será debatido este martes en la Asamblea Nacional, donde se espera sea creada una comisión que realice las investigaciones sobre este caso.

La desaparición ocurre dos semanas después de que el gobierno venezolano impulsara el proyecto arco minero para promover la minería legal en esta zona, donde las mafias se disputan las explotación, fundamentalmente de oro y diamantes.