(Crédito: LUIS ROBAYO/AFP/GettyImages/ Imagen de archivo)

(CNN Español) - ‘Rodrigo Granda’, uno de los voceros de las FARC en los diálogos de paz con el gobierno de Colombia, le dijo a RCN que ese grupo designó a Ricardo Palmera, alias ‘Simón Trinidad’, como coordinador de la entrega de armas del grupo insurgente. Trinidad está pagando una condena de 60 años en Estados Unidos.

Según Granda, 'Simón Trinidad' es un hombre que “tiene que estar metido de lleno en la cuestión de la recolección del armamento, llevarlo a donde se vaya a dejar, el inventario y el registro de entrega”.

El pedido de las FARC de que Trinidad sea el encargado del plan de desarme es polémico pues alias 'Simón Trinidad' fue capturado el 2 de enero de 2004 en Ecuador y extraditado el 31 de diciembre de ese año a Estados Unidos bajo cargos de tráfico de drogas y lavado de activos. Pese a ello, Trinidad ha sido simbólicamente miembro del grupo negociador en La Habana desde el inicio de los diálogos en 2012.

El Departamento de Estado dijo en una comunicación a RCN que Estados Unidos “no ha ofrecido modificar los términos de la condena y reclusión de ‘Simón Trinidad’”.

CNN intentó comunicarse con un portavoz del Departamento de Estado, pero no recibió una respuesta inmediata.

El gobierno de Colombia no se ha pronunciado sobre las declaraciones del jefe de las FARC.

El punto de la dejación de armas por parte de las FARC es uno de los principales obstáculos por los que el acuerdo de paz no se firmó el pasado 23 de marzo como había planteado el presidente de Colombia Juan Manuel Santos.

El propio mandatario le exigió al grupo guerrillero que fijen una fecha “fija y precisa" para completar su desarme y ponerle fin a un conflicto armado de varias décadas que vive el país.

“El Gobierno exige que las FARC tienen que haber dejado las armas y haber dado el paso hacia la legalidad, para poder hacer política y circular por el territorio nacional; como lo he dicho desde el primer día, el vínculo entre política y armas debe acabarse para siempre en Colombia”, dijo Santos el pasado 24 de marzo.

Entre tanto, Carlos Antonio Lozada, jefe negociador de las FARC en La Habana, se refirió brevemente a Trinidad en una comparecencia ante periodistas en Cuba y aseguró que “la firma de un acuerdo de paz final debe conducir a la reunificación de todos los colombianos”.

Sobre el tema de dejación de Armas, Lozada aseguró que se podría llegar a un acuerdo en este punto en los “próximos días”.

“Hemos logrado aproximar las visiones que tenemos frente al tema de las zonas campamentarias y seguramente eso nos va a permitir lograr en los próximos días un acuerdo sobre el cese al fuego y hostilidades bilaterales definitiva”

Esta no se la primera vez que el grupo guerrillero hace este tipo de peticiones. Desde el principio de las negociaciones, las FARC han insistido en la presencia de Trinidad en la mesa de diálogos.

En diciembre de 2015, la guerrilla pidió la libertad para Trinidad a propósito de los acuerdos de justicia transicional y de víctimas que se alcanzaron en Cuba. Según una columna publicada en su página web, el grupo guerrillero aseguró que “carece de sentido que Simón Trinidad permanezca privado de la libertad en condiciones inhumanas en la cárcel de alta seguridad de Florence, Colorado, USA”.

Así mismo, durante el desarrollo del ciclo 34 de negociaciones en marzo del año pasado, cuando se discutía el tema de desminado humanitario, el grupo guerrillero reclamó la presencia de ‘Simón Trinidad’ como negociador plenipotenciario para avanzar con los diálogos de paz.