(Crédito: Pete Souza / Getty Images)

(CNN Español) - El mate es la bebida nacional de Argentina, una infusión que tiene sus orígenes en el pueblo guaraní, y se prepara utilizando las hojas de la planta de yerba mate.

Pero el mate también es, en esencia, una práctica social y cultural muy importante en Argentina, algo parecido a tomar un café con un grupo de amigos, y desde personalidades extranjeras como Barack Obama hasta figuras nacionales como el papa Francisco la disfrutan. Pero esconde una dura y cruenta realidad: el trabajo infantil.

Patricia Ocampo, la coordinadora de Sueño para Misiones, una ONG que busca erradicar el trabajo infantil a través de un sistema de certificación para que la yerba no haya sido cosechada por niños, habló con CNN Radio de su trabajo para concientizar a los argentinos y a la dirigencia política.

Según Ocampo, de quienes trabajan en los campos yerbateros el 40% no tiene agua potable, el 56% vive en tierra fiscal, el 22% de niños y sus padres viven en carpas improvisadas y el 60 % no tiene cobertura social.

Ocampo asegura que los niños que trabajan en el campo tienen entre 4 y 14 años y son tratados como "esclavos".

"Cuando hablo de trabajo esclavo, hablo de personas que trabajan en muy malas condiciones y mal pagas. Económicamente no les pagan bien. Son sueldos muy bajos… Las condiciones son malas, duermen bajo carpas ,en lonas", dice Ocampo.

¿Toda la yerba proviene de trabajo infantil? Se trata de una pregunta pertinente, en especial ahora que el mate tuvo protagonismo mundial cuando Obama elogió su sabor durante su visita reciente a Argentina y dijo que se lo llevaría a EE.UU.

Ocampo asegura que sí. "Ninguna marca de yerba hoy puede afirmar que no tiene trabajo infantil en su cadena. Ni una. Es decir que por ende lo tiene".

"Está faltando que nosotros como sociedad como argentinos no aceptemos más esto. Porque esto está pasando también porque nosotros aceptamos que haya trabajo infantil y pobreza de trabajo esclavo detrás de algo que nos representa que es nuestra infusión nacional", dice  Ocampo, explicando que falta madurez de la dirigencia política para poner fin al trabajo infantil.

En Argentina está prohibido el trabajo de menores de edad y solo pueden trabajar menores de edad mayores de 14 años en empresas de familia, en jornadas de no más de tres horas diarias y que no impide su asistencia escolar. Los menores entre 16 y 18 años pueden trabajar con autorización de los padres.

Sueño para Misiones promueve la iniciativa Elegimos Productos libres de Trabajo Infantil en change.org para sumar firmas. "Proponemos que los consumidores, los productores, los comerciantes y supermercados, las universidades, asociaciones civiles, y el Estado coordinemos acciones para terminar de una vez por todas con el flagelo del trabajo infantil en el campo, y ocuparnos luego de erradicarlo también de los trabajos más peligrosos", dice la petición. En este momento le faltan poco más de 5.000 para llegar a las 50.000 firmas.

Incluso figuras públicas como el futbolista Javier Mascherano han expresado su apoyo a la iniciativa.

CNN en Español contactó varias veces con el gobierno de Misiones para opinar sobre la denuncia de la ONG y se comunicó con el ministerio de Agricultura, el Ministerio de Trabajo y el Instituto Nacional de la Yerba Mate, pero ninguna de estas entidades quisieron emitir declaraciones.

El Ministerio de Trabajo, empleo y Seguridad social de Argentina tiene un programa de erradicación del trabajo infantil y protección del trabajo adolescente a través de la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti), creada en 2000.

No se trata de un reclamo reciente. En 2013, el Sindicato de Tareferos de Jardín América (Sitaja) pidió al Instituto Nacional de la Yerba Mate detener la cosecha de verano para realizar un operativo de control del trabajo infantil. En 2014, la iniciativa Me gusta el mate... sin trabajo infantil en change.org también de Sueño para Misiones reunió más de 51.000 firmas. Conaeti se reunió con representantes de esa campaña en ese entonces.

Por lo pronto, la campaña consiguió que en 2014 se creara la Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (COPRETI) en Misiones y que el tema llegara a la conversación nacional y atrajera interés internacional.

A pesar de ser un tema público, cuya realidad es conocida y cuyas problemáticas han sido atendidas en ocasiones por organismos estatales, es una situación que aún persiste, como denuncia Sueño para Misiones. En 2015, el gobierno argentino reportó que el trabajo infantil se redujo a la mitad desde 2004 a 2012, pero Misiones es uno de los lugares donde las cifras nacionales no se ven reflejadas.

Entretanto, los activistas siguen su campaña. El 20 de abril de 2016 se presentará el documental Me gusta el mate... sin trabajo infantil en el Congreso de Argentina.

Escucha la entrevista en la que Ocampo explica cómo empezó la campaña para erradicar el trabajo infantil de niños yerbateros y por qué el papa Francisco, un gran consumidor del mate, se preocupó por el asunto durante una reunión que mantuvo la fundación Sueño para Misiones en el Vaticano.