Las inundaciones empezaron a ceder en varios condados de Virginia Occidental tras varios días de tormentas. (Crédito: Ty Wright/Getty Images).

(CNN) – Al menos 23 personas han perdido la vida en Virginia Occidental a consecuencia de fuertes tormentas y posteriores inundaciones que se movieron rápidamente en el noreste de Estados Unidos.

David Ross dijo que su familia movió objetos de valor a la parte alta de su casa cuando el agua empezó a entrar a través de las rejillas del primer piso de su casa.

"Se nos acabó el tiempo", dijo Ross a CNN este sábado.

"No podíamos subir todo, cuando el agua comenzó a entrar en la casa, no se detuvo hasta que subió casi metro y medio en la planta principal", agregó.

Ross dijo que la inundación fue la peor que ha visto en sus 39 años en Virginia Occidental.

"Fue muy rápido", reiteró. "La lluvia era incesante".

Los equipos de rescate trabajaron de manera constante el sábado para responder a las llamadas de emergencia de los residentes varados por las inundaciones

Es el mayor número de muertes por inundaciones en Estados Unidos desde mayo de 2010, cuando 27 personas murieron en Tennessee, Kentucky y Mississippi.

Las fuertes lluvias azotaron gran parte de Virginia Occidental desde principios de esta semana, cuando cayeron más de 25 centímetros de agua en un breve lapso el jueves.

El desborde de arroyos y ríos provocó decenas de llamadas de auxilio.

Las inundaciones empezaron a ceder este sábado, pero funcionarios, como los del condado de Kanawha advirtieron a la población que debe tener en cuenta "los escombros de las inundaciones, los cables eléctricos caídos y los árboles derribados".

Meteorólogos de CNN dijeron que no se esperan más lluvia hasta el lunes.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó este sábado al gobernador Earl Ray Tromblin para expresar su simpatía y la promesa de ayuda.

Obama declaró zona de desastre a Virginia Occidental y puso a disposición de ese estado fondos para los tres condados más afectados: Kanawha, Greenbrier y Nicholas.

Tromblin ya activó a 200 miembros de la Guardia Nacional para ayudar en ocho condados y tiene autorización para activar hasta 300, si es necesario.