(CNN) - La justicia levantó el secreto fiscal sobre Cristina Fernández de Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia que abarca de 2008 a 2015 en el marco de la causa que investiga a la empresa familiar Hotesur, según informó Télam.

El juez federal Julián Ercolini levantó el secreto fiscal para la familia Kirchner, lo que permitiría que las declaraciones juradas de Cristina Kirchner y sus hijos podrían revelarse.

Para los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques esto pemitirá "desenmascarar el entramado societario sobre el que se cimienta la maniobra ilícita investigada", cita la agencia de noticias.

El juez Ercolini pidió una maniobra adicional en la investigación sobre la expresidenta y la familia presidencial.

Que se levante el secreto fiscal significa que las declaraciones de Máximo y Florencia Kirchner, que no eran públicas, le han sido solicitadas a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Las de la presidenta ya eran públicas.

Sin embargo, esto no significa que esta información vaya a estar disponible al público inmediatamente. Se trata de documentos privados y secretos, pero es un paso más en la investigación donde se está viendo qué vínculos hay entre Lázaro Báez, quien fuera el principal contratista del gobierno kirchnerista y quien está preso, y la familia presidencial poseedora de un hotel que recibía varios pedidos constantes de alquiler.

Tanto Báez como voceros de la expresidenta Fernández de Kirchner dijeron que se trató de un acuerdo privado y que nada tenían que ver con la autoridad pública. Fernández de Kirchner calificó a estas y otras acusaciones en su contra como "motivadas políticamente".

Ni la expresidenta ni sus hijos enfrentan acusaciones formales.

En este momento, se ha dado un plazo de cinco días para remitir a la fiscalía decenas de reportes de 40 personas y otras sociedades sobre el caso, reporta Télam.

Desde Hotesur solo emitieron un comunicado una vez comenzada la causa en 2014, donde se defendió a la presidenta diciendo que existe "una operación mediática-judicial contra la presidenta y sus hijos".

En diciembre de 2014 la presidenta defendió a su hijo Maximo a través de Facebook y Twitter y culpó al diario Clarín de maniobras mediáticas. CNN ha tratado de contactar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a su hijo Maximo sin tener éxito.