Fuerzas de seguridad de Afganistán vigilan las cercanías del campus atacado (WAKIL KOHSAR/AFP/Getty Images).

(CNN) - Doce personas, incluidos tres atacantes, murieron en un asalto a una universidad en Kabul, la capital afgana, dijo a CNN un portavoz del jefe de policía.

Siete estudiantes, tres policías y dos guardias de seguridad murieron en el ataque en el campus de la Universidad Americana, dijo Basir Mujahid.

Alrededor de 750 estudiantes estaban en clase al momento del ataque, añadió.

La policía registró la Universidad Americana de Afganistán este jueves temprano y mató a dos atacantes que irrumpieron en el campus con armas de fuego y explosivos, dijo a AFP Fraidoon Obaidi, jefe del departamento de investigación criminal de la policía de Kabul. El otro atacante murió en una explosión suicida afuera del campus.

"Hemos terminado nuestra operación. Dos atacantes fueron abatidos a tiros", dijo Obaidi aproximadamente 10 horas después de que comenzara el asalto.

Los atacantes detonaron explosivos y dispararon armas de fuego, según testigos, haciendo que algunos estudiantes y profesores huyeran. Otros se escondieron dentro de los edificios, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado a CNN.

Ningún grupo se atribuyó de inmediato la responsabilidad. El gobierno afgano, con el apoyo de las autoridades estadounidenses, lleva años luchando contra los talibanes.

A pesar de su nombre, pocos estadounidenses estudian en la universidad, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos a CNN. Sin embargo, varios estadounidenses trabajan en la facultad, que es considerada como un símbolo de la cooperación entre Afganistán y Estados Unidos.

"El momento más aterrador de mi vida"

Ahmad Samin, profesor asociado de Química de la Universidad Americana de Afganistán en Kabul estaba dando clase cuando empezó el ataque. En ese momento todas las luces parecieron desvanecerse, le relató a CNN.

“Estaba muy oscuro y todo el mundo estaba corriendo. Todos empezaron a gritar”, dijo y añadió que corrió junto con otros estudiantes y profesores.

El docente cree que los atacantes golpearon la puerta de entrada de la universidad con un carro. Dice que vio humo negro mientras corría: “El humo entró a mi boca”, dijo.

Dos de sus estudiantes lo llamaron luego del ataque para decirle que resultaron heridos. Uno de ellos quedó herido en la espalda y el otro, en la pierna.

El profesor no sabe si sus estudiantes resultaron heridos con balas u otra cosa y no ha podido comunicarse con ninguno de ellos desde la primera llamada telefónica.

Mientras corría, en lo único que pensaba era en su familia, dijo.

“Fue el momento más aterrador de mi vida. Sólo pensaba en mis hijos que están en Estados Unidos”, le dijo Samin a CNN.

Temores de seguridad 

La escuela abrió en 2006. Es la única universidad de educación mixta y sin fines de lucro privada en el país y cuenta con unos 1.700 estudiantes a tiempo completo o parcial.

La universidad es una asociación muy estrecha entre Estados Unidos y Afganistán, y un símbolo importante de la colaboración entre los dos países, dijo el funcionario del Departamento de Estado.

Se considera una escuela de élite que representa la moderna y moderada Afganistán, donde han estudiado muchos funcionarios del gobierno afgano y de la organización no gubernamental. Estados Unidos financia un bajo número de becas para los afganos, incluyendo a muchas de las mujeres.

El ataque ocurre a menos de tres semanas de que la escuela se vio obligada a suspender las operaciones después de que dos profesores, un americano y australiano, fueron secuestrados a punta de pistola. Se desconoce su paradero.

Una ola de secuestros y atentados talibanes han aumentado los temores de seguridad en la capital afgana. Diplomáticos estadounidenses y otros han prohibido viajar por carretera la corta distancia desde el aeropuerto internacional de Kabul a sus misiones diplomáticas. Utilizan el helicóptero para estos traslados.

Muchos países, incluyendo Estados Unidos y el Reino Unido, tienen advertencias de larga data contra todo viaje no esencial a Afganistán a causa de la situación de seguridad.