La antorcha paralímpica llegó al Centro Internacional de Neurociencia y Rehabilitación, SARAH, el 1 de septiembre de 2016 en Brasilia, Brasil. (Crédito: Igo Star / Getty Images).

(CNNMoney) - Alana Nichols participará este año en sus quintos Juegos Paralímpicos.

Nichols, que ha competido en varios deportes, ha ganado medallas de oro tanto en los Paralímpicos de invierno como en los de verano en esquí alpino y baloncesto en silla de ruedas.

En los Paralímpicos de Río 2016, que iniciarán el próximo 7 de septiembre, Nichols competirá en canotaje de velocidad, el tercer deporte en el que participa.

Nichols ha alcanzado todos estos logros mientras lucha con las secuelas de una lesión de la médula espinal que la dejó en silla de ruedas.

Pero a pesar de su arduo esfuerzo, las medallas de Nichols cuestan menos que las de los deportistas olímpicos.

El Comité Olímpico de Estados Unidos les entrega a los medallistas paralímpicos 5.000 dólares por medalla de oro, mientras que los deportistas olímpicos ganan 25.000 por cada medalla dorada.

Las medallas de plata les representan 15.000 dólares a los deportistas olímpicos, pero sólo 3.000 a los paralímpicos. Y por las medallas de bronce el Comité Olímpico sólo les entrega 2.000 dólares a los deportistas paralímpicos, mientras que les entrega 10.000 a los olímpicos.

“Es como la inequidad para las mujeres en el trabajo, no es justo”, dijo Nichols en una entrevista con CNNMoney. “Una mujer puede hacer el mismo trabajo que un hombre, pero le pagan menos. Es lo que pasa con los Paralímpicos y no es justo. Estamos compitiendo fuertemente con la mitad de nuestros cuerpos”.

Nichols también subrayó que el entrenamiento para competir en los Juegos Paralímpicos puede llegar a ser incluso más caro que entrenar para juegos tradicionales porque los atletas necesitan equipamiento especial.

El monoesquí especial, la silla de ruedas y el kayak que usa Nichols pueden tener un costo de 7.000 dólares.

Los deportistas paralímpicos también tienen que enfrentar desventajas financieras porque les cuesta mucho atraer patrocinadores.

“Ni siquiera hay la misma cantidad de cubrimiento en televisión que tienen los Olímpicos”, dice Nichols. “No fue sino hasta 2010 que conseguí mi primer patrocinio cuando me convertí en la primer mujer estadounidense en ganar medallas de oro tanto en los [Juegos] Paralímpicos de verano como en los de invierno”.

Nichols actualmente es socia de The Hartford y es patrocinada por Deloitte, Nike y Visa.

La deportista también es la única paralímpica en ser patrocinada por AT&T quien a través de su programa de socios, les permite ver a los fanáticos contenidos exclusivos de sus atletas favoritos.

Gracias a sociedades como esta, Nichols ha hecho crecer su marca y conectarse con sus fanáticos, que la pueden ayudar una vez se retire.

Ahora la laureada deportista, que empezó a hacer surf, planea retirarse después de Río 2016, a menos que este deporte sea añadido a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.