(CNN) - Más de 80 personas sufrían dificultades respiratorias graves en la asediada ciudad siria de Aleppo tras otro ataque químico el martes en un barrio controlado por los rebeldes, dijo Defensa Civil de Siria, un grupo de rescatistas voluntarios.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con base en Reino Unido, también informó del ataque, diciendo que fuentes médicas acusaron a los aviones de guerra del régimen de arrojar bombas de barril "cargadas con gas venenoso" sobre el barrio Sukkari.

Imágenes desgarradoras distribuidas por Defensa Civil de Siria -también conocida como Cascos Blancos- mostraban a niños pequeños y otras víctimas siento trasladados al improvisado hospital de Basilea Aslan en los brazos de los rescatistas, boqueando desesperadamente en busca de aire, ya que se dan las máscaras de oxígeno.

Otro video de Aleppo Media Center muestra a un hombre casi sin vida en el mismo hospital, mientras los médicos tratan de bombear oxígeno a sus pulmones.

Tales escenas se están volviendo demasiado familiares en Aleppo, ciudad parcialmente ocupada por los rebeldes desde julio de 2015. Las fuerzas del gobierno rodearon la parte de la ciudad controlada por los rebeldes, iniciando un asedio que dejó a los residentes sin los suministros básicos de alimentos, agua, combustible y medicinas, generando una crisis humanitaria.

Una investigación de la ONU dada a conocer a finales de agosto encontró que tanto el régimen sirio como el grupo terrorista ISIS usaron armas químicas en Siria.

A finales de agosto, un helicóptero lanzó dos bombas de barril en en Aleppo, matando varias personas, entre ellos 11 niños.

Isil Sariyuce y Hamdi Alkhshali han contribuido con este reporte