(CNNMoney) - Los viajeros aéreos están recibiendo una advertencia de Samsung de que no usen su teléfono Galaxy Note 7 en los aviones después de que la compañía ordenara retirar masivamente los dispositivos por reportes de que la batería del teléfono puede incendiarse.

"A la luz de recientes incidentes y preocupaciones expresadas por Samsung sobre sus Galaxy Note 7, la Administración Federal de Aviación fuertemente recomienda a los pasajeros no prender o cargar estos teléfonos a bordo de aviones y no ponerlos dentro de las maletas que vayan en bodega", dijo a FAA este jueves.

Las inusuales advertencias se suman al dolor de cabeza de Samsung, el mayor fabricante de smartphones del mundo, mientras lucha por reemplazar millones de Note 7 en el mundo.

Algunas aerolíneas internacionales ya tan tomado medidas para evitar que las personas usen estos teléfonos a bordo de sus aeronaves. Singapore Airlines, Qantas y Virgin Australia dicen que le están pidiendo a los pasajeros que enciendan los dispositivos ni los carguen en los vuelos.

No se reveló inmediatamente cómo las aerolíneas estadounidenses responderían al anuncio de la FAA, que previamente había advertido que los incendios causados por el tipo de baterías de los celulares pueden ser difíciles de extinguir abordo de los aviones .

Delta dijo en un comunicado que "cumplirá con las directivas y están estudiando este asunto". American dijo que "estaba en contacto con la FAA" sobre el asunto. También este jueves JetBlue, Spirit, United y Virgin America no respondieron peticiones de comentar sobre el Galaxy Note 7.

Samsung detuvo la venta del Galaxy Note 7 en todo el mundo tras los reportes de que algunos dispositivos se incendiaron mientras se cargaba la batería, anunció la compañía en una conferencia de prensa.

Samsung dijo que había encontrado un problema con la batería del teléfono y estaba deteniendo las ventas.

Los clientes que ya tienen un Galaxy Note podrán cambiarlo por otro producto, con independencia de la fecha de compra, anunció la compañía.

La retirada del mercado de uno de los dispositivos del buque insignia de Samsung es un revés embarazoso para el mayor fabricante de teléfonos inteligentes. El Note 7 se presentó hace apenas un mes.