(CNN Español) - Crece la preocupación por la suerte de un periodista chileno-venezolano detenido en Venezuela a comienzos de este mes.

La familia de Braulio Jatar mantuvo una reunión con el secretario de la Organización de Estados Americanos, la OEA, en Washington este lunes.

Jatar fue detenido un día después de una visita del presidente Nicolás Maduro a una comunidad de isla de Margarita en la que fue recibido con un cacerolazo.

Durante el encuentro con Luis Almagro, la familia expresó su preocupación por la situación de periodista.

Criticaron también las irregularidades en el proceso de detención.

"Mi hermano fue trasladado sin orden de traslado, de un lugar de retención del SBIN, que es la policía política de Venezuela, y fue trasladado sin orden de traslado, lo cual hace esto una irregularidad en este proceso", dijo Ana Julia Jatar.

"No tuvimos acceso al expediente para entender el porqué del traslado; mi hermano lo detuvieron el 3 de septiembre sin orden de detención. por eso es que es lo que hemos llamado un secuestro por parte de la policía política", agregó la hermana del comunicador.

"Estamos muy preocupados por su bienestar ya que Braulio sufre de tensión alta, tiene las medicinas, esperamos que se las dejen tomar pero las condiciones de la cárcel son muy duras y Braulio es un hombre de 58 anos que lo único que hizo fue transmitir el video del cacerolazo a Nicolás Maduro la noche anterior de su secuestro por parte de la policía política".

La detención de Jatar, que tiene también nacionalidad chilena, ha causado un enfrentamiento diplomático entre los gobiernos de Santiago y Caracas.

Tras su detención, la justicia venezolana le imputó entre otros cargos la presunta comisión de blanqueo de dinero.