Un niño sirio con un arma de juguete pasa frente a un edificio destruido en la ciudad de Qamishli (DELIL SOULEIMAN/AFP/Getty Images)

(CNN) - Mientras el alto el fuego en Siria parece mantenerse, el foco se dirige ahora a la entrega de ayuda humanitaria a las zonas sitiadas.

Convoyes de ayuda se trasladaron a la ciudad fronteriza turca de Cilvegozu, esperando la autorización del gobierno sirio para entrar al país y entregar suministros a la parte oriental de Aleppo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores sirio negó la entrada de ayuda humanitaria a Aleppo a menos que se coordine a través del gobierno y de las Naciones Unidas, especialmente la ayuda procedente de Turquía, informó la agencia de noticias estatal SANA.

Los ataques aéreos se han centrado en Aleppo durante meses. Entre 250.000 y 275.000 personas en el este de Aleppo quedaron sitiados desde principios de julio, según las Naciones Unidas.

Staffan de Mistura, el enviado especial de la ONU para Siria, dijo que se ha registrado una "caída significativa de la violencia", sin reportes de ataques aéreos.

La ayuda humanitaria aún no ha sido entregada porque Siria no ha enviado la carta de autorización para las Naciones Unidas, dijo.

Los suministros están en almacenes listos para su transporte al este de Aleppo y otras zonas sitiadas tan pronto como se permita entrar, dijo Krista Armstrong, portavoz  del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Se cumple el alto el fuego

Tanto el gobierno como grupos de oposición reportaron incidentes esporádicos en las primeras horas después del inicio del alto el fuego, que entró en vigor en el ocaso del lunes.

Pero tales violaciones no son infrecuentes en las primeras horas de un alto el fuego. Al pasar, las armas se silenciaron.

El acuerdo exige un alto a la violencia entre las fuerzas del régimen y los rebeldes sirios, pero no cubre a los grupos militantes considerados terroristas, tales como ISIS y Jabhat Fateh al-Sham, anteriormente conocido como Frente al Nusra.

Se espera que el alto el fuego proporcione una ventana de alivio para los cientos de miles de sirios en situación de necesidad desesperada de alimentos, medicinas y otros productos esenciales.

Este es el segundo intento concertado para llevar la paz a Siria este año. Estados Unidos y Rusia coordinaron un alto el fuego parcial en febrero, pero la violencia pronto se reanudó.

La guerra civil siria provocado la muerte de cientos de miles de personas y obligado a más de 5 millones a huir del país, generando una crisis internacional de refugiados.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo de seguimiento con base en el Reino Unido, estima que hasta 430.000 personas han muerto en el conflicto, aunque una estimación precisa es casi imposible de obtener.

Josh Berlinger, Euan McKirdy, Arwa Damon, Vasco Cotovio, Christina Zdanowicz, Joel Williams, Elise Labott, Steve Visser, Holly Yan, Mohammad Eyad Kourdi, Jomana Karadsheh, Kareem Khadder y Jennifer Hauser contribuyeron con este reporte.