(CNN) - Rusia está sangrando dinero a una tasa alarmante.

Después de casi dos años de recesión, el fondo de emergencia del país se redujo a solo 32.200 millones de dólares este mes, según el ministro de Finanzas. Estaba en 91.700 millones de dólares en septiembre de 2014, justo antes de que los precios del petróleo empezaran a colapsar.

Y la situación está empeorando. Analistas esperan que el fondo se encogerá a solo 15.000 millones de dólares para el final del año y se esfumará pronto después de eso.

"A la tasa actual, el fondo se agotaría a mediados de 2017, quizá unos meses después", escribió esta semana Ondrej Schneider, economista jefe del Instituto Internacional de Finanzas.

El fondo de reserva del gobierno está diseñado para cubrir el déficit en el presupuesto nacional en momento de bajos ingresos de petróleo y gas.

El presupuesto de Rusia en 2016 está basado en la suposición de que el país podría vender su petróleo a 50 dólares por barril.

Pero el precio promedio en los primeros ocho meses del año fue menor de 43 dólares por barril. El petróleo en este momento representa 37% de todos los ingresos del gobierno, comparados con casi 50% que representaba solo hace dos años.

El gobierno revelará el presupuesto del próximo año después de una elección parlamentaria este fin de semana.

Esta caída significa que el Gobierno está teniendo que echar mano del fondo de emergencia una y otra vez. El Gobierno indicó que una vez que las reservas se agoten, podría tener que recurrir a su fondo de bienestar. El Kremlin dice que el fondo de bienestar cuenta con más de 70.000 mil millones. El fondo no se destina a cubrir los déficit presupuestarios, sino para financiar las pensiones futuras y proyectos de inversión a gran escala.

Schneider dijo que los bienes en el fondo son menos líquidos, así que podría ser técnicamente imposible para el gobierno retirarlos de forma tan agresiva.

El banco central de Rusia recortó las tasas de interés este viernes, de 10,5% a 10%, en un nuevo intento para impulsar la economía.

El banco central aún tiene 395.000 millones en reservas internacionales, una caída con respecto a los 524.000 millones de dólares en octubre de 2013. El banco quemó más de 140.000 millones en reservas de divisas extranjeras entre 2014 y 2015, intentando impedir el colapso del rublo.

La estrategia no funcionó y el banco la abandonó lentamente. El rublo cayó a su nivel más bajo en enero, cuando se cambiaba a 82 rublos por dólar. Ahora se cambia a 65 rublos por dólar.

La caída en los precios del petróleo ha golpeado a Rusia en un momento en que ya estaba sufriendo debido a las sanciones económicas impuestas por países occidentales por su papel en la crisis en Ucrania.

Las sanciones le han cortado el financiamiento europeo a las compañías más importantes de Rusia, prohibido las importaciones de ciertos productos y congelado fondos a las principales autoridades.

Rusia respondió imponiendo restricciones de importación de productos alimenticios europeos. Eso ha causado un dolor de cabeza a los granjeros europeos, pero también llevó la inflación a niveles de dos dígitos.